En caso que estés buscando una raza de perro que te sirva como acompañante fiel y te facilite un poco la vida y cumpla con tus expectativas, que sepas que existe una raza en particular que te puede ayudar con esto.

Nos estamos refiriendo a una raza de perro que se origina y radica en Turquía.  Y si se le compara con cualquier otra raza de perros en el mundo, esta se lleva el mérito a la mejor raza de perros con mayor fuerza en todo el planeta.

El nombre que se le ha dado a esta raza es El Kangal turco. Es un cruce entre la fortaleza de un Mastín inglés y la gran potencia que tienen los Rottweiler al morder.

De hecho, el resultado de este cruce es un descendiente directo de la raza kangal.

Cuando llega a su etapa adulta, fácilmente puede alcanzar los 75 cm de estatura, claro que, a través del tiempo, se han registrado Kengals turcos que han logrado alcanzar las 8 decenas de estatura.

Lo curioso de este animal, es que pese a la reputación que ha conseguido y la envergadura de su cuerpo, es un perro que tiene mucho cariño para darle a sus dueños, sobre todo si se trata de niños.

Algunos aseguran que el nivel de cariño que dan estos perros es proporcional a su cuerpo. De igual forma, se ha utilizado esta raza canina para cumplir con labores como la de vigilancia y mantener a salvo a quienes cumplen con este mismo trabajo.

Todo esto es gracias a que poseen un gran sentido de protección para con su familia. En este sentido, también hay que destacar que no solo defenderá a quien es su dueño, sino también a todos aquellos que pertenecen a su círculo familiar.

Ahora bien, en cuanto al trato con los niños, este cambia totalmente. Pues se vuelve aún más especial ante la presencia de un niño, pues son perros que les encanta jugar, así como dar y recibir mucho cariño.

Por otro lado, son completamente diferentes ante un extraño, ya que son bastante temerosos y muy desconfiados con alguien que no conocen. Esto es un aspecto posiblemente negativo siempre y cuando se entrene al perro.

Gracias a un entrenamiento, este perro puede adquirir una postura menos agresiva con alguien que no conoce. Y a diferencia de otras razas de perro, esa en particular necesita un proceso estricto de educación y socialización para lograr tales objetivos.

kangal turco comida

 

Grande muy grande

Así como se le conoce por el nombre de kangal turco, también es famoso bajo el nombre de Karabash, que por su traducción, significa cabeza negra en turco.

Otros suelen llamar a este perro Pastor de Anatolia, solo que esto va a depender de la región en donde se encuentre dicho perro. Aún no se ha mencionado, pero que sepas que esta es una raza que es nativa del distrito homónimo en la Provincia de Sivas, justo en la región central de Turquía.

Claro que existen diversas teorías sobre el origen de este animal, pero una de las posiblemente más aceptadas entre todas ellas, es que se estaba buscando diseñar el perro perfecto.

Características generales del Kangal turco

Gracias a que se hizo mención sobre uno de los varios nombres que este perro posee, podemos destacar que la principal característica física en estos perros es el color y el tamaño de su cabeza.

Se trata de un perro cuya cabeza es bastante larga y ancha, y posee una pigmentación negra en el cabello de esta zona.

Por otro lado, tienen ojos pequeños y se mantienen a una buena separación uno del otro. Esto es una gran ventaja que posee este perro, pues gracias a esta característica, tienen un excelente campo de visión.

Cabe mencionar que es una de esas razas de perro que poseen doble capa de pelo, una de ellas por lo general es de color gris terroso.

Y en cuanto a su tamaño, no te dejes engañar. Pese a ser bastante grande y alto, son perros muy ágiles a la hora de correr y moverse. Como dato adicional que tienes que saber, es una raza que mantiene una esperanza de vida alrededor de los 14 años.

La vida como mascota

Para poder tener a un perro de esta raza como mascota de compañía, tiene que cumplir con unos cuantos requisitos.

Uno de ellos es la de tener el suficiente espacio en casa o en el lugar que se tenga, de manera que se pueda mover libremente y sin ningún inconveniente. El segundo requisito que debes cumplir es la de proporcionarle mucho tiempo al animal para que este haga ejercicio.

Con ejercitarse nos referimos a que a que salgas a caminar diariamente con el perro, hacer deporte junto a él y cualquier otro tipo de actividad que incluya movimientos físicos un poco exigentes para el perro.