Al igual que sucede con los humanos,  mascotas como los hámsters tienden a sentir aburrimiento cuando su día a día se vuelve repetitivo y no hay nada nuevo en ello. Y peor resulta para estos roedores cuando se encuentran en un ambiente falto de atracciones o elementos que sirvan para mantenerlos distraídos.

Causas por las que tu hámster muerde la jaula

Si bien no todos los dueños tienen el tiempo suficiente para jugar con estos pequeños amiguitos, deberían hacer algo para que no se sientan de esta manera.

Ahora bien, ¿sabes qué tienden hacer los hamsters cuando están aburridos? Comienzan a morder los barrotes de las jaulas o a dañar las paredes de las mismas. Puede que no le prestes demasiada atención pero deberías de hacerlo desde ahora.

Esto se debe a que tienden a ingerir parte de los materiales que suelen morder o roer y esto no les provoca ningún beneficio. Más bien daña su organismo y se convierte en una de las primeras causas de muertes de roedores.

Asimismo, te vamos a mencionar y explicar algunas de las posibles causas por las que tu hámster pasa el tiempo mordiendo los barrotes de la jaula en donde lo tienes.

De esta manera, nuestra intención es que le ofrezcas a tu mascota una mejor vida y evites algún mal mayor para él o ella.

Aburrimiento y estrés

Es algo sumamente sencillo de entender. Imagínate por un momento que tengas que pasar cada día de tu vida haciendo exactamente lo mismo o que la rutina sea igual.Causas por las que tu hámster muerde la jaula

Al cabo de unos días o semanas, terminarás aburriéndote y queriendo hacer algo diferente o como mínimo, te gustaría tener una nueva atracción en el ambiente en donde sueles estar.

Esto mismo pasa con los hámsters. Si ellos no tienen un ambiente en donde se puedan divertir, desarrollar o tener una rutina variada, terminarán haciendo lo que hacen, morderán los barrotes de la jaula o romperán las paredes de la misma si es que están hechas de un material como la madera, cartón u otros.

Ahora bien, no siempre la variedad de juguetes, atracciones o la comida son los factores causantes del aburrimiento o el estrés. Puede que también se deba a los altos niveles de energía que tienen y que al no tener una manera de liberarlas, causan estragos en la jaula.

Por ello, te recomendamos que incluyas elementos como válvulas de escape a fin que estos puedan derrochar toda su energía allí. Pero lo que es más importante aún, le estarás dando una nueva atracción que los mantendrá saludables.

Falta de materiales para roer

Verás, los hámsters son animales que tienen que estar royendo alguna rama, pedazo de tronco o algún material similar para mantener a raya el crecimiento de sus dientes. Y puede que esta sea la causa principal del por qué está mordiendo la jaula.

Asimismo, estos son animales cuyos dientes no paran de crecer a lo largo de su vida. Es por ello que tienden a roer troncos de árboles, ramas y materiales que no sean tan fuertes, pero si lo suficiente para reducir el tamaño de sus dientes.

Así que si no tienes elementos como este en sus jaulas, te recomendamos que lo hagas.

Lo bueno es que puedes ir a una tienda de mascotas y comprar algo similar a una pequeña rama o tronco. Así estarás evitando que ingieren materiales dañinos y tengan problemas de salud.

Deficiencia de alimentos y/o mala nutrición

La mala nutrición también es otro de los factores que contribuye a que tu mascota tiende a morder la jaula.

De manera instintiva, cuando sienten que no están recibiendo los nutrientes y la alimentación adecuada, comienzan a roer cualquier superficie a su alrededor, a fin de compensar la falta de nutrientes en sus cuerpos.

Y aunque esta no sea una de las causas más comunes, puede pasar y debes conocerla, ya que te permitirá descartar posibles causas de su comportamiento.

Por último, queremos que sepas que la falta de interacción o recreación con tu hámster también puede hacer que muerda la jaula constantemente.

No te cuesta nada dedicar 15 o 20 minutos de juego al día. La verdad es que son animales de muy bajos cuidados, pero que necesitan de mucho cariño e interacción con sus dueños.