Una broma macabra para los jóvenes

0

Ajerwoody.- El pasado 12 de Marzo,  el sirviente que gobierna este país tuvo la ocurrencia de anunciar a bombo y platillo, en presencia de esas dos efigies de porcelana que dicen representar a los trabajadores españoles, la llamada “Estrategia de emprendimiento y empleo juvenil 2013-2016”.

Nos anunció un plan de cien medidas a desarrollar en el plazo de cuatro años, en el que se invertirán 3.500 millones de euros de los que un tercio será aportado por la U.E., con lo que el gobierno destinará 580 millones cada año para solventar el acuciante drama del desempleo juvenil.

A través de un ampuloso lenguaje lleno de lugares comunes quieren hacernos comulgar con ruedas de molino, para que nos traguemos una más de las mentiras que nos llevan contando desde que llegaron al gobierno.

En el capítulo de la formación prometen promover ayudas a los que han perdido su trabajo, para que vuelvan a las aulas a terminar sus estudios de E.S.O, cuando con sus medidas de recortes están destruyendo y degradando la  educación pública.

En el ámbito de la educación universitaria apoyarán “el espíritu emprendedor y la innovación”, en el momento en el que nuestros jóvenes investigadores tienen que marcharse al extranjero porque sus proyectos no se pueden llevar a cabo en nuestro país, debido al recorte del 30% del presupuesto en  I+D llevado a cabo desde que el P.P. está en el poder.

Se crea un contrato temporal llamado “de primer empleo joven”. Este nuevo contrato supone legalizar la contratación temporal sin causa justificativa a las personas menores de 30 años con experiencia laboral de menos de tres meses. La duración mínima será de 3 meses y la máxima de 6.

Elimina o reduce drásticamente las cotizaciones empresariales en la contratación a tiempo parcial de menores de 30 años, fomentando así este tipo de contratación que es más precaria que la de tiempo completo. Quedarán exentas durante los primeros 12 meses las empresas de menos de 250 trabajadores. El contrato podrá ser indefinido o temporal,  pudiendo ser despedidos en cualquier momento  por motivos objetivos (causas económicas, técnicas u organizativas).

Fomento de la contratación en prácticas, eliminando el límite de los cinco años desde que se terminó la formación. Estos contratos en prácticas tendrán derecho a una reducción de la cuota empresarial a la seguridad social.

Se establecen una serie de medidas para que los jóvenes autónomos paguen menos cotizaciones a la seguridad social.

Esta serie de medidas  no son nada más que una reedición ampliada de las medidas tomadas en los años 80 por el gobierno de Felipe González que trajeron como consecuencia una dualización del mercado de trabajo, con el agravante de que en la actualidad no existe el colchón familiar de los trabajadores mayores con contratos indefinidos que han sido expulsados del trabajo por la crisis.

Estas medidas introducirán de tapadillo los tan cacareados “minijobs”, se ingresará menos dinero en la seguridad social, lo cual será otra excusa más para bombardearnos con la imposibilidad del mantenimiento de las pensiones.

Estamos ante un nuevo ataque a los trabajadores, un engaño a los jóvenes, aprovechando su desesperación para  admitir cualquier oferta. Estas medidas suenan a una broma macabra, escupidas con desparpajo por ese muñeco que habla desde una televisión de plasma.

 

 

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply