Un grave peligro para España. El fracking.

0

(facebook) fuego grifoYves. –El fracking o fractura hidráulica horizontal, es una técnica de extracción de gas de esquisto o pizarra que ha resultado ser una revolución energética en EE.UU, pero que implica grandes riesgos medioambientales, así como grandes consecuencias para la salud de los ciudadanos.

La fractura hidráulica consiste, en primer lugar, en realizar una perforación vertical en el terreno donde se encuentre el gas para introducir una tubería a gran profundidad, hasta alcanzar la capa de pizarra. En segundo lugar, para liberar el gas, es necesario fracturar la roca bombeando a presión miles de litros de agua (proveniente de ríos, lagos, acuíferos o del mar), arena y distintos productos químicos.

Al llegar a los 4000 ó 5000 metros de profundidad, los operarios realizan una perforación horizontal de entre 1,5 y 3 km de longitud. Las plataformas son rentables cuanto más pozos tienen funcionando, lo que multiplica el riesgo de pequeños terremotos al volverse inestable el terreno.

Una vez perforado e instalado las tuberías de cemento, los operarios comienzan a bombear grandes cantidades de agua equivalentes al riego de un campo de golf durante un mes y medio. El agua mezclada con la arena y los químicos fracturan la roca liberando el gas pizarra. El gas retorna a la superficie junto con al agua y los componentes químicos a través de la tubería, arrastrando consigo sustancias peligrosas y radiactivas como metales pesados, mercurio o plomo, lo que genera riesgos para la salud.

El fracking se produce a mayor profundidad que los acuíferos, pero existe el riesgo de que sustancias contaminantes (según un informe del parlamento europeo son tóxicas, alergénicas, mutágenas y cancerígenas), se filtren en los acuíferos por fallos técnicos del pozo, cuando el gas está subiendo o al abrirse grietas naturales en la roca tras la fractura hidráulica.

En España, la fiebre por la extracción de gas ‘no convencional’ ha desatado el debate entre quienes se muestran a favor y en contra de la polémica técnica de la fractura hidráulica. Los ecologistas, expertos y políticos se posicionan. Las intenciones de la industria chocan con la fuerte contestación social. Así pues, para el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, dice que “sería una bendición hallar gas y petróleo usando el fracking” o el anterior lehendakari, Patxi López, que aseguraba el consumo de gas para los vascos durante 60 años.

Mientras tanto, los políticos quieren ignorar las graves consecuencias que tiene la fractura hidráulica para la salud medio ambiental y humana, y siguen dando permisos para la investigación y extracción en las Comunidades Autónomas como El País Vasco, Castilla y León o Andalucía, siendo el Parque Natural de Doñana la gran víctima, cuyo verdugo, es una filial de Gas Natural Fenosa, en cuyo consejo de administración se sienta el expresidente Felipe González, que recientemente dimitió como presidente del Consejo de Participación de Doñana.

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply