Un científico afirma que los pensamientos curan más que los medicamentos

0

 

Bruce Lipton. Fuente: www.periodicodecrecimientopersonal.com

Bruce Lipton. Fuente: www.periodicodecrecimientopersonal.com

Redacción.- Bruce Lipton, biólogo celular, causó un pequeño revuelo en el mundo científico con su libro “La biología de la creencia”. Plantea que lo que condiciona a todo organismo vivo es su “entorno” físico y energético, y no su carga genética, como afirma la síntesis evolutiva moderna. Además, los seres humanos, como organismos vivos, no están determinados por sus genes, sino condicionados por el entorno y sobre todo por sus «creencias», lo que los convierte en dueños absolutos de su destino.

El doctor Lipton explica en su libro que en los años 60 realizó un experimento que “cambió la idea que tenía del mundo. Cogí tres grupos de células y las puse en tres placas, y cambié el medio de crecimiento y los componentes del medio ambiente en cada una de ellas. Luego verifiqué que en una de las placas se formó hueso, en otra músculo y, en otra, células liposas. ¿Qué fue lo que controló el destino de cada una de ellas si eran genéticamente idénticas? Eso demuestra que los genes no lo controlan todo, es el ambiente. El ser humano es el que controla, dependiendo de cómo lee el ambiente, de cómo su mente lo percibe. La conclusión es que no estamos limitados por nuestros genes, sino por nuestra percepción y nuestras creencias”.

El científico asegura que la gran mayoría de las enfermedades actuales más comunes “son el resultado de la interacción entre múltiples genes” y no sólo de uno, es decir, que no son cuestiones genéticas o hereditarias.

Lipton defiende un nuevo tipo de medicina que tenga en cuenta el poder de la energía y su capacidad para curar. “Nos dan medicamentos, pero la mayoría de veces causan más problemas que beneficios. La medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta al lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados efectos secundarios”.

El científico agrega que “la ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no a la newtoniania. La mente es energía. Cuando piensas transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Esto, por supuesto, es muy inconveniente para las empresas farmacéuticas mundiales, porque si se aceptara este postulado no podrían vender sus productos. Las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Por lo demás, así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina, pero eso no puede vender y por eso las empresas farmacéuticas no quieren ir por ese camino. Saben que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer”.

Pueden leer una entrevista completa en www.elcorreodelsol.com

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply