Tratado de libre comercio: la mayor liberalización en Europa

0

Marta L. El TTIP ( tratado de libre comercio) se basa en la liberalización del comercio a nivel mundial, es decir, ofrecer todo el poder de decisión a las grandes corporaciones sin ningun tipo de implicación politica.

Se inicia en febrero de 2013 como contrapartida a los brics (Brasil, Rusia, India, China, Sudafrica) y quieren culminarla a finales del 2014.

Todo ello supone una menor regulacion en cuestiones sociales y medioambientales, dejando en manos de las corporaciones decisiones que afectan a  los consumidores, trabajadores y al medioambiente. Dando prioridad a los beneficios corporativos, incluso abriendo el sector de servicios públicos, para seguir privatizando y obteniendo beneficios de aspectos tan básicos e importantes como la sanidad y la educación.

Afectará a los derechos laborales, que serán más laxos y menos protectores con el trabajador; a la extracción de hiodrocarburos mediente la fractura hidráulica (el fracking); a una menor regulación medioambiental; a la entrada de alimentos modificados genéticamente ( carne de ternera y cerdo tratados hormonalmente con químicos nocivos para la salud, pollo esterilizado con cloro, junto con una competencia injusta por parte de EEUU, ya que las granjas de EEUU son 13 más grandes que las europeas); a las leyes sobre patentes, subirán los precios de los medicamentos y se permitirá comercializar con productos químicos libres en EEUU y asociados al imcremento de distintos tipos de cáncer, es decir, envenenarnos y no atendernos con una sanidad pública y de calidad; a mayor desregulación financiera, a pesar de ser la causante de la crisis actual; a recuperar el ACTA (Acuerdo Comercial de Anti‐Falsificación) que se abandonó en el 2012 y que supondría limitar el acceso al conocimiento, menor privacidad y menor libertad de expresión por el debilitamiento de la libertad digital; a establecer  el Mecanismo de Resolución de Disputas entre Inversores y Estados (ISDS), dando la posiblidad de que las corporaciones llevan ante los tribunales de derecho mercantil, elegidos bajo la influencia de las corporaciones, a los gobiernos cuando sus decisiones no les beneficien.

Para Tom Kucharz, de Ecologistas en Acción, el TTIP es “claramente una amenaza importante que podría afectar a muchos aspectos de nuestra vida diaria“. “Si el 80% de los supuestos beneficios económicos del tratado dependen de la eliminación o armonización de los reglamentos y normas, nos veríamos afectados por recortes sin precedentes en los derechos sociales, laborales y ambientales”.

Se vende como un tratado que mejorará el crecimiento del PIB, y aumentará el número de empleos. En realidad, el PIB sólo se incrementará un 0,01% anual en los próximos 10 años y nos dejará desprotegidos y en manos de las corporaciones, es, por tanto, un engaño y un proyecto ideológico que intenta desandar todo lo conseguido por los trabajadores creando una destopía para los ciudadanos y un paraíso para las corporaciones.

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply