“Spanish Ñeocon. La revuelta neoconservadora en la derecha española”

0

“Spanish Ñeocon. La revuelta neoconservadora en la derecha española”, Observatorio Metropolitano, Pablo Carmona, Beatriz García y Almudena Sánchez. Traficantes de Sueños, 2012.  Descargar PDF (gratis o donar la voluntad): http://www.traficantes.net/index.php/editorial/catalogo/utiles/Spanish-neocon

 

Radiografía de la derecha neocon

En noviembre de 2011, el Partido Popular celebraba una mayoría absoluta en las elecciones generales: 10,8 millones de votos. El desplome de su principal adversario, el Partido Socialista, con 7 millones de votos, le ayudaba a presentarse como “un partido de Estado”, casi como un movimiento de masas. Si tenemos en cuenta que lleva dieciocho años gobernando la Comunidad de Madrid, la de mayor volumen económico, y otros veintidós años gobernando el primer ayuntamiento del país (en presupuesto y en deuda), el de la ciudad de Madrid. Tendremos que concluir, nos guste más o menos, que el PP ha cumplido el objetivo de ocupar todo el poder: municipal, gran parte del autonómico y estatal. El lema de su última campaña era: “Súmate al cambio”. En el balcón de la calle Génova, sede del PP, era imposible ocultar las caras de regocijo.

¿Cómo llegó a crearse esta formidable maquinaria de ganar elecciones por mayoría, que abarca mucho más que un partido o un movimiento político? Think tanks (o centros de estudios políticos), prensa afín ideológicamente que intercambia favores, movimientos sociales con tintes reaccionarios, la cúpula del clero católico agitando las calles, las distintas patronales presionando por desregular el mercado laboral hacia la precariedad extrema, etcétera. “Spanish Ñeocon. La revuelta neoconservadora en la derecha española” (Traficantes de Sueños, 2012) trata de ofrecer una radiografía de este movimiento. Explicar los orígenes del conservadurismo desde finales del siglo XIX, en tiempos de la Restauración canovista y los pensadores tradicionalistas (Jaime Balmes, Donoso Cortés), hasta la derecha conservadora y atlantista que entró en la guerra de Irak al margen de los consensos en Naciones Unidas.

El viaje ha sido largo, pero esta exposición militante es breve. Durante estos años han aparecido libros que denunciaban las tramas de poder en la derecha conservadora como “La lidereS.A.” de Alfredo Grimaldos (Foca, 2009) sobre los grupos de presión ligados a la cúpula del PP en Madrid alrededor de Esperanza Aguirre, o “La prodigiosa aventura de los Legionarios de Cristo” de Alfonso Torres Robes (Foca, 2001) sobre este grupo religioso con implantaciones en la élite política y empresarial española. ¿Qué diferencia a “Spanish Ñeocon” de estos otros libros? No es un quién es quién entre los grupos de poder que influyen en las líneas políticas conservadoras, sino un mapa de agentes, herramientas y estrategias que han hecho posible la hegemonía de la derecha en las instituciones y los medios de comunicación.

Agitación en las calles y medios de comunicación

El rearme neocon coge nueva fuerza tras los atentados de Atocha, Vallecas y Santa Eugenia del 11 de marzo de 2004. La victoria de José Luis Rodríguez Zapatero se interpreta como un cambio desde la calle a la voluntad popular, y comienza el contraataque. La teoría de la conspiración se alienta desde movimientos sociales, como los Peones Negros, el pseudosindicato Manos Limpias o el grupo ultra Hazte Oír, apoyado en medios de comunicación como El Mundo, la COPE, Libertad Digital, La Gaceta de los Negocios, que definen la estrategia. Niegan que la autoría de los atentados sea obra de un grupo ligado a la franquicia de Al Qaeda, fruto de la guerra de Irak, y pretenden que detrás hay un complot que implica a la organización terrorista ETA, los servicios secretos, la cúpula de la policía y miembros del Psoe… para hurtar el gobierno de la nación al PP.

Durante el primer gobierno de Rodríguez Zapatero, se oponen orquestadamente al matrimonio gay, la ley del aborto, la asignatura de Educación para la Ciudadanía, la Alianza de Civilizaciones o la reforma del Estatut de Catalunya y la política de inversión lingüística de la Generalitat. Boicotean cualquier medida del gobierno socialista en su agenda de ampliación de derechos y libertades civiles desde las tribunas, los micros, los platós y las calles con el apoyo de la derechizada Conferencia Episcopal. Previamente se ha diseñado un caldo de cultivo donde brotan y crecen estas protestas desde su lado más visceral. Para los neoconservadores la realidad es un permanente conflicto social, visto como una degeneración, el conflicto desemboca en una lucha sin cuartel, que embarra cualquier debate racional en una bronca permanente llena de argumentos morales y chantaje emocional.

Madrid, laboratorio neocon

El laboratorio de esta estrategia política es la comunidad de Madrid. “Madrid es la comunidad autónoma con mayores diferencias salariales y de patrimonio entre los sectores más ricos y más pobres; es además la de menor gasto en salud en relación a su renta per cápita, la de menor gasto en educación por habitante y lleva ya diez años con incrementos constantes de abandono escolar. A pesar de estos datos, que día a día se manifiestan en una degradación de las condiciones de vida de la mayoría de la población, el ingenio aguirrista ha consistido en generar una poderosa maquinaria ideológica capaz de sostener, con el consenso de amplios sectores de la población, una continua transferencia de renta y riqueza hacia arriba. La ingeniería ideológica y discursiva que ha permitido el contrasentido de este “Robin Hood al revés”, que es Esperanza Aguirre, reside en un estilo de comunicación que conecta con una parte importante de la población, aun cuando oculte un fondo intolerable. Éste es el caso, por ejemplo, de las políticas fiscales y de suelo” (pág. 159, 160).

Las continuas rebajas de impuestos a las empresas y grandes fortunas ha ampliado la brecha entre contribuyentes y desposeídos de servicios. A esto contribuyó el gobierno Zapatero eliminando el impuesto de patrimonio, y manteniendo una política fiscal de rebaja de impuestos, debilitando las arcas estatales. Durante estos años la creación de la burbuja inmobiliaria se ha alentado con un legislación cada vez más favorecedora de los intereses especulativos y el gran capital, compaginando obras públicas gigantes que han llevado al endeudamiento y al crecimiento de las grandes constructoras, que posiblemente han financiado irregularmente a los partidos políticos. Esta alianza de los sujetos políticos de la democracia representativa y las grandes empresas en torno al ladrillo ha desactivado a la economía productiva.

Otros dos campos de batalla han sido la educación y la sanidad pública. Los neocon han visto nuevos campos de ingresos, con clientes cautivos, en áreas que tenían un buen funcionamiento pero quedaban lejos de las garras de la empresa privada. Tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, la Comunidad de Madrid emprende la construcción de ocho hospitales en la región, hechos con dinero público pero cedidos a la gestión privada por un régimen de concesión, cuyo coste a medio plazo es mayor para el contribuyente. Empresas como Capio o Rivera Salud (en la Comunidad Valenciana) son ejemplo de las relaciones incestuosas entre empresarios y políticos, dando nombre a nuevos fenómenos como la “puerta giratoria”, políticos colocados en los consejos de administración de las empresas a las que han favorecido con concesiones durante sus mandatos.

El asalto a la educación pública también tiene una vertiente inmobiliaria a corto plazo: los ayuntamiento ceden gratis solares a grupos ultra religiosos para construyan sus centros. Pero además tiene un componente de precarización laboral (los profesores, no elegidos por oposición sino a dedo, cobran menos, trabajan más horas y tienen menos derechos), lo esencial para su estrategia es un programa de rearme ideológico: posicionar la enseñanza de la religión católica postergando la ética y la laicidad, introducir programas de “reeducación” de ideas economicistas productivistas (la ética del emprendedor, por ejemplo) como enseñanza transversal en todas las asignaturas, propiciar la competencia en el claustro bonificando a directores de centro y jefes de estudio, o depurar al personal díscolo con su ideario y promocionar a los leales.

En esta pocas páginas el grupo militante e interdisciplinar Observatorio Metropolitano, donde colaboran economistas, arquitectos, urbanistas, sociólogos, etcétera, nos dibuja cómo este movimiento neocon ha ido tomando fuerza y cogiendo auge de manera sostenida en el tiempo. Se ha convertido en un verdadero problema para la pluralidad política en la democracia española. Al final, para no caer en el desánimo, proponen mantener la calma unido a las alternativas, aunque débiles, esperanzadoras, como la irrupción de la amalgama15M o cierta renovación en las cúpulas de la izquierda institucional. La necesidad de actuar en vez de compadecerse.

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply