Señora Aguirre, usted no es liberal.

0

Por Pablo Carmona. Resumen de Jose Luis Mateos @MorrixAlk.

Las pasadas Navidades, todos los concejales de Ahora Madrid, sin excepción, recibimos una amable felicitación de parte de Esperanza Aguirre. Nada raro, si esta no hubiese venido acompañada por un bonito libro, si bien algo retro para estos tiempos: Ludwig Von Mises, El Socialismo. Análisis económico y sociológico. 600 páginas y un nudo en el gaznate, y no por los atracones navideños. Conociendo el ahínco y la audacia con el que la señora Aguirre defiende sus posiciones, no es de extrañar que se atreviera con semejante ladrillo.

Suponemos que, con este regalo,  Aguirre nos recuerda aquellos viejos debates a fin de entender lo que hoy pasa. A su criterio, en el Madrid de 2016 existen dos concepciones políticas puras, bien representadas en nuestro consistorio: a un lado “los liberales” y al otro “los comunistas” o “tardocomunistas”, como le gusta decir cuando habla de nuestro grupo.

Pero, Esperanza: ¿crees sinceramente que eres liberal? ¿Que tu práctica se acerca siquiera en apariencia a los postulados del libro que nos has regalado?

Durante los años setenta, el liberalismo dio un increíble vuelco. Casi se puede decir que dejó de ser liberal. Esta corriente de pensamiento, que hasta entonces no parecía destinada a tener un gran recorrido, tomó el relevo en los gobiernos de medio mundo. Para ello, decidió ceder algunos de sus principios fundamentales, a cambio de ganar eficacia y funcionalidad en relación con los poderes económicos establecidos. Por más que te pese, Esperanza, esa transformación tuvo dos nombres: neoliberalismo y revolución conservadora; al igual que dos presidencias, que ya sabemos cuánto admiras: la de Margaret Thatcher y la de Ronald Reagan.

En Madrid, mientras los verdaderos liberales hablaban de dejar caer a las entidades financieras que no habían sabido competir en el libre mercado, los supuestos liberales madrileños usaban dinero público para salvar y hasta nacionalizar partes del sector bancario. Episodio conocido es el de la cruenta guerra por el control político de Caja Madrid. Acuérdate, Esperanza: ahí no actuaste de forma precisamente discreta. La liaste.

En aquellos años, parece que te poseyera aquella tentación intervencionista que siempre corrompe a los liberales en el poder. De hecho, debes reconocer que empleaste las instituciones públicas no para generar un campo de juego libre (mercados libres), sino para favorecer a determinados intereses privados. Recordarás que la supuesta bajada de impuestos no se tradujo en mayores cantidades de dinero en los bolsillos de los ciudadanos, sino en disminuciones de los ingresos públicos, que tuvieron que compensarse con subidas desmesuradas del transporte público, copagos sanitarios y un enorme endeudamiento.

Nos podríamos extender en los ejemplos hasta superar las 600 páginas del libro del bueno de Von Mises. Por respeto al lector, solo te haré constatar que tu política ha ido en dirección contraria a la famosa autorregulación de los mercados.

Y este no es el liberalismo que aparece en tus libros, sino un mundo que tiene lo peor del socialismo que denuncias y lo peor del liberalismo que dices defender.

Publicado en CTXT el 13 de enero de 2016.

http://ctxt.es/es/20160113/Firmas/3679/Esperanza-Aguirre-Ahora-Madrid-Von-Mises-Navidad-Pol%C3%ADtica-Firmas.htm

Comments

comments

Share.

Leave A Reply