La renta básica finlandesa reduce el nivel de estrés

0

Así lo ha asegurado la directora de la seguridad social del país finés, Marjukka Turunen.

Redacción. En enero de este año, el gobierno de centro-derecha de Finlandia puso en marcha la Renta Básica, un programa piloto de dos años de duración que tiene como objetivo beneficiar a 2.000 ciudadanos del país nórdico de entre 25 y 58 años con una pago mensual de 560 euros. Varios estados están estudiando su implantación, pero Finlandia es el primer país europeo en conceder estas ayudas.

Directora de la seguridad social Marjukka Turunen

La Renta Básica es una política redistributiva incondicional que el estado paga a las personas independientemente de su nivel de pobreza, estatus social, si están en situación de desempleo o no. A diferencia de la política de reparto de los Estados de Bienestar, es incondicional, es decir, no se tiene en cuenta el nivel de pobreza, discapacidad, etc., del beneficiario.

A pesar de que el programa tiene apenas cuatro meses de vida, la directora del Kela (nombre de la seguridad social finlandés) Marjukka Turunen, ha asegurado que este salario reduce la pobreza y los niveles de estrés, informa Keranews.

“Hubo una mujer que dijo: tenía miedo cada vez que el teléfono sonaba porque pensaba que era el servicios de desempleo para ofrecerme un trabajo. En aquel momento ella no podía trabajar porque estaba cuidando a sus padres mayores. Este experimento realmente tiene un impacto indirecto, también, en los niveles de estrés de las personas y en su salud mental“. Los beneficiados no tienen que dar explicaciones de cómo gastan su dinero. “

Aunque es pronto para sacar conclusiones definitivas, algunas experiencias están demostrando que se están cumpliendo con las expectativas del programa. “La idea [del programa] es dar a estas personas una seguridad financiera para que puedan estar tranquilos y no estar pensando continuamente en sus necesidades básicas, que con la renta básica estarían cubiertas”, explica Turunen.

Turunen, no obstante, reconoce los peligros que tiene este tipo de ayudas. “Si le damos a la gente 1.300 euros, la consecuencia podría ser que la gente se quede en su casa porque puede vivir con esa cantidad al mes”. Añade que “estamos intentando encontrar la cantidad exacta y suficiente para la gente no se quede en casa sin hacer nada y salga a buscar empleo”.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply