Reflexión sobre la huelga de limpieza

0

V. H. Ospina.- El éxito de la huelga de los operarios de limpieza y los de iluminación de Madrid ha demostrado de nuevo que la movilización en las calles es el principal medio para conquistar derechos. Es el arma de defensa de los ciudadanos frente a los ataques del poder. Durante aquellos días diversos medios internacionales informaron sobre gran cantidad de basura que acumulaban las calles. La democracia a veces supone molestias. A pesar de todo, la huelga de los operarios de limpieza y de iluminación logró los objetivos: que los despidos y bajadas salariales se paralizasen, algo que pocos han conseguido en este país desde que empezó la crisis. Por ello es que cada vez más escuchamos a los políticos decir con total desvergüenza que el derecho constitucional de manifestación debe ser “modulado”. Los operarios, además de dar una lección de dignidad y de entereza, demostraron que la presión social es el motor de progreso hacia una sociedad más justa, equitativa.  Que son los pueblos quienes deciden qué quieren para ellos y hacia dónde quieren ir.  Son los pueblos los que ponen sus propias barreras. Al fin de cuentas, la legitimidad de los políticos proviene de los gobernados.  Ellos son el medio, pero nosotros, el pueblo, somos el fin.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply