Recomendaciones para evitar ser derivado de la sanidad pública a la privada

0

Errebe.- Cada vez son más los usuarios de la sanidad pública que son derivados a centros privados para la realización de pruebas diagnósticas e derivar a la privadaintervenciones quirúrgicas. Aunque muchos centros públicos tienen capacidad y medios para realizar estas pruebas e intervenciones, estas desviaciones están amparadas por la Ley General de Sanidad. Existen pacientes rentables que se desvían a la sanidad privada, mientras las actuaciones caras y complejas las asume la sanidad pública.

La Coordinadora Anti-privatización de la Sanidad Pública (CAS) nos recomienda siempre el uso de la sanidad pública. Algunas de las razones que nos ofrecen son las siguientes:

  1. La mortalidad es superior en los pacientes atendidos en centros con ánimo de lucro.
  2. La sanidad pública es la única que puede asegurar la calidad y la universalidad en la asistencia
  3. Cuantos más pacientes elijan la privada, más se justificará la rebaja de presupuestos, y el deterioro de la calidad, en los centros públicos.
  4. Los trabajadores de los centros públicos no reciben (aún) incentivos económicos por dar altas prematuras, no ingresar a los pacientes, realizarles pocas pruebas, etc, como ocurre en los centros privados.
    1. Los centros públicos, por lo general, están mejor dotados de material y recursos humanos
    2. El objetivo fundamental de las empresas es la obtención de beneficios. En consecuencia, la sanidad privada es muchísimo más cara que la pública.
    3. Cuando eres operado en un centro privado, por lo general todo el proceso posterior se realiza en un centro público. Es decir, los hospitales privados cobran a la Administración por la intervención, pero se desentienden del proceso posterior: seguimiento, curas, etc.

Desde CAS también nos recomiendan exigir que la atención sanitaria que nos hayan indicado se realice en un centro público. Además nos recomiendan que para evitar un largo retraso en la atención en un centro público y la posterior derivación a uno privado, dado que las citas se hacen a través de teleoperadora, debemos pedir la identificación del teleoperador, exigirle por escrito los tiempos de espera en los centros públicos en los que te niegan la cita, y grabar la conversación para atestiguar lo que te están diciendo. La administración trata de vaciar de actividade los centros público, para justificar después su cierre, desmantelamiento o privatización.

Cuando se ofrece un centro privado y el paciente lo rechaza porque quiere ser tratado en un centro público de su elección, la Consejería de Sanidad le «castiga» excluyéndole de la lista de espera «estructural» y pasándole a «otra», en la que a veces se espera hasta 6 veces más.

Cuando Esperanza Aguirre prometió “libertad de elección de médico y hospital” en realidad prometió una trampa: sólo deja elegir hospital o especialista cuando «necesitemos ser tratados de una enfermedad concreta». Es decir, «la ley no nos permite elegir hospital de manera permanente».

Lo han hecho así de manera intencionada, para asignarnos forzosamente a centros privados, para que, mientras no necesitemos utilizar los servicios, parte del dinero que cada madrileño o madrileña tiene asignado para su asistencia sanitaria (unos 1.100 €/persona/año) pase a empresas privadas.

Es posible reclamar que te impiden la libre elección y es muy importante hacerlo, siempre por escrito y guardando la copia, por si más adelante hubiese que iniciar acciones legales o de otro tipo. Puedes hacerlo en:

– Registro de la Consejería de Sanidad, C/ Aduana nº 7, dirigida al propio Consejero.

-Defensor del pueblo, C/ Eduardo Dato, 31, 28010 Madrid (o a través de su página web: http://www.defensordelpueblo.es/es/Queja/presenta/modalidad.jsf

Fuente de la información: http://www.casmadrid.org/

Comments

comments

Share.

Leave A Reply