quinto aniversario de la plataforma de afectados por la hipoteca PAH

0

Ada Colau / Adrià Alemany. Publicado en eldiario.es.

Se acaban de cumplir 5 años de existencia de la Plataforma de afectados por las hipotecas (PAH).

Más de 1.000 desahucios parados. Se dice rápido. Más de 1.000 personas realojadas por la Obra Social de La PAH. Miles de daciones en pago, condonaciones y alquileres sociales conseguidos en estos años, conquistados con gran esfuerzo, batallando caso a caso, semana tras semana, gracias a miles de heroínas y héroes anónimos que se dejan la piel en este movimiento.
Da vértigo mirar hacia atrás y ver todo lo que hemos logrado: cosas que hace 5 años nos decían que eran imposibles. El respaldo de la opinión pública. Una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por la dación en pago y el alquiler social que recogió un millón y medio de firmas. El apoyo de los jueces, del Parlamento Europeo y hasta de Naciones Unidas. Nuestra denuncia ha llegado a la prensa internacional, desde el New York Times o la BBC hasta Al Jazeera, pasando por Japón, Rusia o Finlandia.

Sin embargo, no podemos ser autocomplacientes. A pesar de todas las “pequeñas grandes victorias” de las PAH, aún no hemos logrado cambiar la ley en el sentido de los mínimos recogidos en la ILP. Pese a llevar ya acumuladas 500 mil ejecuciones hipotecarias, siguen aumentando los desahucios, con una banca rescatada y sobreprotegida por los poderes públicos. El sistema es estructuralmente corrupto y la puerta giratoria entre los ministerios y los consejos de administración no ha dejado de funcionar, a costa de aumentar la desigualdad y los recortes en servicios básicos.
El robo y el expolio se han instalado oficialmente en nuestras administraciones, bajo la forma contemporánea de la esclavitud llamada “deuda”. Eppur si muove. Aunque pueda sonar a provocación, o a ingenuidad, nos atrevemos
a afirmar que la PAH ya ha ganado. Ha ganado porque ha logrado lo más difícil:
romper la versión oficial que nos condenaba a la soledad, al miedo y a la fatalidad. Una sociedad deprimida y culpabilizada no se moviliza, y eso el poder lo sabe. Por eso nos repetían todo el día grandes mentiras como que “los españoles hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, “tenemos lo que nos merecemos”, “hay políticos
corruptos porque en este país ya se sabe que todo el que puede roba”, o el clásico “no hay alternativa”.

Pero, de repente, como en el cuento de Andersen, los niños empezamos a gritar “el rey está desnudo”, y todo cambió. En alianza con otros colectivos y con el maravilloso efecto multiplicador del 15M, hemos gritado “no es una crisis, es una estafa”, y hemos demostrado que sí se puede: que somos mayoría y, si nos organizamos, tenemos mucho más poder
del que nos habían hecho creer.

pahEn los últimos tiempos, distintas personas y colectivos nos han preguntado: ¿cuál es la receta de la PAH? Aquí no  podemos extendernos, pero ahí van algunas ideas:
1. Crear espacios de experiencia compartida donde las personas asuman por sí mismas que sus problemas no son cuestiones individuales sino colectivas.
2. El enfoque de derechos: se están vulnerando los derechos de todas y todos nosotros, y el Estado está incumpliendo
sus compromisos y obligaciones al permitir, o incluso ser cómplice, la vulneración sistemática de derechos humanos.
3. Generar empoderamiento a través de herramientas que capaciten a la gente, de manera que podamos defendernos por nosotros mismos, sin tener que delegar en nadie.
4. Solidaridad y apoyo mutuo, de forma que nunca nadie más se sienta sola/o.
5. La PAH es un dispositivo sencillo y fácil de replicar, con muy pocos requisitos: asambleario, apartidista e independiente, gratuito y pacífico. Quien quiera formar una PAH, tiene todos los materiales necesarios en la web.
6. Una apuesta por la comunicación, en el sentido más amplio. La PAH quiere ser un instrumento real para la mayoría social afectada por la estafa hipotecaria, por lo que habla el lenguaje de la gente y usa todos los medios posibles para comunicar, ya sean tradicionales o alternativos, así como las nuevas redes sociales.
7. Una estrategia compleja, que articule objetivos a corto, medio y largo plazo, así como múltiples niveles: interpelación
a las administraciones, acciones judiciales, incidencia internacional, acción directa y desobediencia civil como mecanismo de autotutela de los derechos vulnerados.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply