Queridos políticos

0

Queridos políticos:

Soy una de las miles de personas que cada día se levanta pensando en qué estará pasando en la mente de determinadas personas. ¿Dónde están los principios y el buen hacer de las personas? ¿Es que realmente ya no queda nada de lo que hemos aprendido de nuestros padres y abuelos? Pues lamentablemente creo que no, que el mundo en el que vivimos en estos momentos no está hecho para personas honradas, trabajadoras y con buena fe.

Es inexplicable el expresar cómo nos sentimos cuando escuchamos, porque la gente de a pie sabemos escuchar, cosas como que “el gobierno somos todos y en estos momentos necesitamos la ayuda de los ciudadanos para superar esta crisis” o “vamos a hacer una reforma laboral que nos va a beneficiar y facilitar el salir de la crisis”. Estas dos cosillas, dichas por cargos políticos, hacen que se te encoja el corazón, cuando sabes perfectamente que lo único que están haciendo es reírse de todos y cada uno de nosotros. Y yo les pregunto, ¿no sienten vergüenza al decir tales barbaridades? Otros ejemplos de los desmanes vividos son el retrato de José Bono, que costó 82.000 euros (con este dinero hay personas que podrían pagar total o parcialmente una hipoteca) o el rescate bancario, mientras que se producen recortes en sanidad por valor de 7.000 euros (la sanidad es un derecho, pero doy por hecho que ellos no tienen que esperar largas colas de espera en una consulta, compartir su habitación de hospital con un desconocido, esperar en una urgencia hospitalaria 5 horas porque no hay habitaciones suficientes o suprimir pruebas diagnósticas porque son costosas).

…Y así miles de cosas más, y yo, que soy una “simple ama de casa”, les daría unos consejitos para empezar a superar esta crisis: en primer lugar, no quieran culparnos a nosotros de la crisis, recortándonos los servicios que son imprescindibles y perjudicándonos económicamente, cuando en las Administraciones Públicas hay montones de puestos de confianza adjudicados por los gobiernos, ocupados por personas que ni si quiera opositan y se tiran al menos 4 años viviendo de todos y cada uno de los ciudadanos. Tampoco realicen gastos inútiles de monumentos y obras públicas que cuestan cientos y miles de millones que pueden utilizar para otros fines mucho más importantes, como por ejemplo destinarlo a financiar la investigación científica para encontrar soluciones a enfermedades raras o cáncer. Además, es grave que permitan la deuda pública existente en ayuntamientos y demás organismos públicos, que deberían tener un presupuesto muy ajustado y un control exhaustivo de los gastos. Si tienes dinero haces y si no lo dejas sin hacer. No es posible que las propias administraciones públicas hayan dejado a deber a miles de empresarios tantos millones de euros una vez terminado su trabajo. Por último, es indignante que permitan que las empresas hagan ERES y sigan funcionando como si nada. Porque muchos se han beneficiado de este privilegio y abren otras empresas con otro nombre, mientras cientos de miles de personas se quedan en la calle con una indemnización ridícula después de llevar más de 30 años trabajando.

Y sobre todo tener siempre la conciencia tranquila y seguir el consejo de nuestros padres y abuelos: “No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti” y “Haz por los demás lo que te gustaría que hicieran por ti”.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply