Próxima parada: Hong Kong

0

M.L.- Se está fraguando un nuevo eje de influencia en Asia. Los contactos entre Rusia-China y la India están levantando suceptibilidades entre los actores que han dominado el escenario internacional en los últimos años (EEUU, E.U y Japón). En este contexto surgen las manifestaciones de Hong Kong, cuando los intereses geoestratégicos y los acuerdos políticos, económicos y militares entre Moscú y Pekín se estrechan.

Estas movilizaciones no se alejan de las distintas revoluciones de Colores y la Primavera Árabe, como tampoco podemos obviar referencias aWEB revolución de los paraguasLibia, Egipto, Siria, Ucrania. La acción está encabezada  por organismos no gubernamentales y grupos de estudiantes que han recibido preparación en el exterior y siguen unas consignas parecidas. El objetivo es minar la imagen y autoridad del gobierno chino en este paraíso del neoliberalismo (bajo la consigna “un país, dos sistemas”,  permite a la región tener sus propias instituciones legislativas, ejecutivas y judiciales independientes de China), pero perteneciente a China desde 1997. Por tanto, no es un pueblo independiente, ni una republica autónoma a la que se le niega su proceso de autodeterminación.  Si las potencias occidentales quieren acabar con un régimen que consideran totalitario, que viola los derechos humanos y reprime las ansias de libertad de su población (Tian´anmen, Hong Kong) debería cortar las relaciones con China. En realidad, lo que les mueve no es la democracia y la libertad de los pueblos, sino no perder el liderazgo, la hegemonía y el control geopolítico y geoenergético ( la construcción de un gaseoducto para proveer a China de gas ruso). En definitiva, las motivaciones y la política de estrategia de occidente está alargando sus tentáculos en varios frentes que le son hostiles, y las formas se han adaptado a la modernidad. La actual Doctrina del Shock, se desarrolla en estos términos: crear malestar, acusar de falta de libertad, sacar a la población a la calle, atacar las instituciones gubernamentales, crear opinión para la renuncia del mandatario. Como siempre los ciudadanos, a veces manipulados, somos los que cargamos con el peso de su avaricia y ansias de poder

Comments

comments

Share.

Leave A Reply