Propiedades que tiene el dinero

0

«Propiedades que tiene el dinero», Libro de Buen Amor

Hace mucho el dinero, mucho se le ha de amar;

al torpe hace discreto, hombre de respetar,

hace correr al cojo, al mudo le hace hablar;

el que no tiene manos bien lo quiere tomar.

Aun el hombre necio y rudo labrador

dineros le convierten en hidalgo doctor;

cuanto más rico es uno, más grande es su valor,

quien no tiene dineros no es de sí señor.

Si tuvieres dinero tendrás consolación,

placeres y alegrías y del Papa ración,

ganarás Paraíso, ganarás salvación:

donde hay mucho dinero hay mucha bendición.

Creaba los priores, los obispos, abades,

arzobispos, doctores, patriarcas, potestades;

a los clérigos necios dábales dignidades,

de verdad hace mentiras; de mentiras, verdades.

Ganaba los juicios, daba mala sentencia,

es del mal abogado segura mantenencia,

con tener malos pleitos y hacer mala avenencia:

al fin, con los dineros se borra penitencia.

He visto maravillas donde mucho se usaba:

al condenado a muerte la vida le otorgaba,

a otros inocentes, muy luego los mataba;

muchas almas perdía, muchas almas salvaba.

Hace perder al pobre su cabaña y su viña,

sus muebles y raíces, todo lo desaliña;

por todo el mundo anda su sarna y su tiña;

donde el dinero juega allí el ojo guiña.

Él hace caballeros de necios aldeanos,

condes y ricos hombres de unos cuantos villanos,

con el dinero andan los hombres muy lozanos,

cuantos hay en el mundo le besan hoy las manos…

Clérigos, monjes, frailes no toman los dineros,

pero guiñan el ojo hacia los herederos

y aceptan donativos sus hombres despenseros;

mas si se dicen pobres,  ¿para qué tesoreros?

En resumen lo digo, entiéndelo mejor:

el dinero es del mundo el gran agitador,

hace señor al siervo y siervo hace al señor;

toda cosa del siglo se hace por su amor.

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, Libro de buen amor

Versión modernizada de María Brey Mariño (Madrid: Castalia, 1995)

Comments

comments

Share.

Leave A Reply