“Prefiero ser una oveja descarrilá antes que una oveja sumisa”

0

abuelazarandeada2-28599Pablo López.- Casi dos años hace de la primera vez que vi a Angustias en la Plaza rebautizada de la Solución. Sostenía en sus brazos a una niña de apenas unos meses. El brillo de su mirada era un remanente más de ese fuego interno que alberga todo espíritu revolucionario.

Angustias, vecina de La Elipa, es una veterana del activismo madrileño. Su historia se remonta a la última década del Régimen franquista cuando fundó la Asociación de Vecinos de La Elipa en clandestinidad.

“Lo más sonado fue lo de la travesía de José Luis de Arrese. No había luces, ni calle. Lo único que había era unos socavones enormes. Hubo un momento que se murió un vecino y no podían llevárselo. Entonces desde la Asociación decidimos salir con velas. La travesía es corta. Teníamos al principio de 4 a 5 lecheras y al final otras tantas. Esto fue en la época de la serie de Marco y como estábamos cansados de pedir luz y que arreglaran las calles, se nos ocurrió salir con pancartas y una señora puso en su ventana: ‘por fin Marco encontró a su madre estaba en los hoyos de Villa Barrito.’ Aquello fue muy sonado. Si tú vieras cómo veíamos a los grises…” Nos relata con orgullo y nostalgia.

En el haber de esta activista hay muchas luchas como la petición de semáforos, centros educativos, centros de salud… Algunas han llegado a buen puerto (como la estación de Metro), por otras se sigue luchando. Una de las demandas más actuales es la construcción de un centro de salud. Fue una promesa hecha en 2007 por, la ex-presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. En 2011 Angustias la recriminó que se olvidase del centro de salud a lo que Aguirre la respondió un prepotente: “me parece fenomenal que te mande el Partido Socialista”.

Pero Angustias no se queda sólo en el barrio. “Yo siempre soy de las que cuando en el entorno en el que vives hay una necesidad, hay que luchar por ello. Como digo yo: siempre hay que luchar por el entorno y un poco más allá, necesitamos los servicios sociales”. Y así fue. Con la llegada de su septuagésimo quinta primavera su historia comenzó a convertirse en una más de esas historias minúsculas que hacen del movimiento 15M una re-evolución con mayúsculas.

Nos comenta sus inicios en el 15M asegurando que: “No es un chico de 18 años chutao, aquí no hay edad. Aquí como estábamos todos muy indignados… El ser humano necesita estar rodeado de calidad de vida, de lo imprescindible. Es que lo que está ocurriendo es demencial.”

Este último año Angustias también ha sido víctima de la desproporción policial. Nos relata cómo en la convocatoria de “Rodea el Congreso” el pasado 25 de Septiembre encontró una valla abierta e intentó acceder al Congreso de los Diputados. Entonces un agente de la UIP la tiró al suelo y tuvo que ser atendida por una ambulancia. No pudieron con ella. A los pocos días se recuperó y siguió adelante.

El pasado mes de febrero, tras el desalojo de la acampada de Celenque, el Ayuntamiento de Madrid comunicó que “no había sido un desalojo sino que habían limpiado la mierda”. Angustias no se lo pensó dos veces. “Donde más mierda hay es en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid”. Cogió unos cepillos y se fue a Sol para comenzar a barrer la puerta de la Comunidad de Madrid. Minutos después un policía se la acercó y la invitó a marcharse.  “Empecé a andar. De pronto siento como si mi cuerpo lo hubieran metido en una batidora y me encontré en el suelo. Llevé un porrazo, un tremendo golpazo que es que vamos… Yo en ese momento miro para arriba y veo un tiarrón con unas chapetas. Colorao, alto, fuerte… Me agarró, me subió para arriba, me llevó a rastras contra la pared y me dijo ‘la voy a detener’ y le dije: ‘pues mire usted, deténgame, haga lo que quiera’. La verdad que el abrigo que llevaba me lo destrozó.”

También participa activamente con los veteranos de 15M. Suelen realizar acciones como recoger firmas, ir a bancos o informar a la gente. También han entregado varios escritos en el

Para Angustias no todos los políticos son iguales, pero nos afirma que están sometidos a unas disciplinas y ella prefiere ser “una oveja descarrilá antes que una oveja sumisa”. Se muestra crítica hacia la figura del sillón oficial y afirma que “no es que no tengan iniciativa algunos políticos, es que se les para”.

Otra reivindicación en la que suele trabajar es la Memoria Histórica sobre la que cree que “se habla más abiertamente a raíz del 15M”. Suele homenajear con asiduidad a las 13 Rosas fusiladas a escasa distancia de su casa y cuando las piernas se lo permiten, pasa por la Ronda de la Dignidad contra la impunidad del franquismo. “Aquí lo que se necesita es la III República” Nos dice con inocente ilusión cautivadora.

Todos los días Angustias se levanta, abre su agenda (de papel),  baja de un quinto sin ascensor y coge el 15 hasta la Puerta del Sol. No tiene internet, no la tenemos en whatsapp, ni en Facebook, ni tan siquiera en el móvil, pero sabemos que mañana estará con nosotros en una re-evolución que no tiene horizontes. La entrevista está llegando a su fin. Nos mira, la miramos. “Estáis a punto de caramelo”.

Puedes ver el video de la entrevista pinchando aquí.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply