¡Piratas!

0

eneko-pirataAlfredo Abrisqueta.- (Extraído del documental: ¡Piratas!). Un pirata es un bandido que se dedica al saqueo marítimo. Se apropia de aquello que no le pertenece fuertemente armados y al margen de la ley. En ocasiones cuentan con la protección de un estado o una nación a través de la patente de corso.

En la actualidad, la piratería de Somalia acapara todos los medios de comunicación. Pero, ¿en qué consiste dicha piratería? Y ¿quiénes son realmente los piratas? Para saberlo es necesario revisar la historia de Somalia.

Somalia fue colonizada por Italia e Inglaterra. Consigue su independencia en 1960, pero el gobierno democrático tan solo dura nueve años. En 1969, el dictador Mohamed Siad Barré lanza un golpe de estado gracias a la ayuda de EE.UU a cambio de importantes contratos con las principales compañías petrolíferas yankis para explotar su petróleo.

La dictadura se prolongó hasta 1988, cuando el movimiento nacional somalí se rebela. El levantamiento da lugar a una sangrienta guerra civil que se prolonga hasta 1991, año en que el dictador huyó del país. Pero su marcha no trajo la paz al país. Ante el vacío de poder, varios clanes se enfrentan entre sí para hacerse con el control del país, lo que ha impedido la existencia de un gobierno estable hasta la actualidad.

Aprovechando esta situación caótica, multitud de barcos de pesca procedentes de EE.UU, Europa y Asia, comienzan a faenar sin licencia en las aguas de Somalia. Practican la pesca llamada I.U.U. (Pesca ilegal, no declarada, no regulada), y están terminando con las reservas pesqueras del país. Tan solo la flota atunera compuesta por España (60% capturas) y Francia (40%), ambos capturan al año más de 500.000 toneladas de atún. Desde 1990, la comunidad somalí ha protestado reiteradamente ante la ONU pero siempre han sido ignorados. El grupo de supervisión para Somalia de las Naciones Unidas también han constatado en sus informes sobre la depredación sistemática de las flotas pesqueras extranjeras. Pero la ONU tampoco atiende a sus propios supervisores y no ha hecho nada para detener el saqueo.

Pero la pesadilla no termina aquí. Desde la caída del gobierno en 1991, otros barcos misteriosos se adentran en las aguas de Somalia y vierten barriles al mar y se marchan. El contenido de los barriles fue un misterio hasta finales de 2004 cuando el tsunami azotó el sudeste asiático. La ola del tsunami llegó a Somalia y cientos de barriles fueron arrastrados a la costa. Los barriles se rompieron y hubo fugas. La gente de la zona comenzó a enfermar. Infecciones, hemorragias intestinales, reacciones químicas en la piel y sobre todo cáncer. Al cabo de un tiempo, se dan nacimientos con malformaciones y diversas enfermedades. La basura que contenía los barriles es de muy diversas clases: desechos radiactivos de uranio, metales pesados como el mercurio, basura industrial, desechos de hospital y basuras de sustancias químicas.

Fue en este contexto en el que aparecieron los hombres que algunos medios denominaron “piratas”. Ante esta incontrolada situación, llevó a los pescadores a organizarse de manera desesperada en pequeños grupos armados. Usaron lanchas rápidas para ahuyentar a los barcos pesqueros y disuadir a los buques que descargan residuos en sus aguas. Se hacen llamar a sí mismos “Guardacostas Voluntarios de Somalia” y cuentan con el apoyo de la población local. Pero inicialmente, nadie les toman en serio. Más tarde, a estos pescadores se les unen ex-combatientes de diversos clanes y terminan convirtiéndose en grupos fuertemente armados. Intuyen un lucrativo negocio en la captura de estos barcos y la exigencia de un rescate.

Cuando comienzan a retener barcos, la zona se va despejando y las flotas pesqueras dejan de llegar con tanta frecuencia. La ONU que ignoró las peticiones de Somalia, ahora sí escucha las peticiones de España y Francia y encabezan una reacción militar conjunta. De esta manera nace la operación “Atalanta” cuyo coste para el gobierno español asciende a 6 millones de euros mensuales. La seguridad privada de los atuneros gallegos y vascos ascienden a medio millón de euros mensuales. El gobierno español se hace cargo de la mitad de este coste haciendo uso de los Presupuestos Generales del Estado.

¿Quiénes son realmente los piratas?

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply