Nuevos monstruos empresariales

0

que la crisis está provocando en las condiciones laborales. Los empresarios, aprovechando la ley del más fuerte, están ofreciendo unas condiciones y normas de trabajo antihumanas, antidemocráticas y que a todas luces atentan contra los derechos elementales de los trabajadores. Como hoy en día el trabajo se ha convertido en un «artículo de lujo» y el miedo a perderlo es casi enfermizo y obsesivo, no denunciamos la precariedad de los contratos y las normas de obligado cumplimiento (según dicen algunos empresarios) que están imponiendo los mismos. Por casualidad han llegado a mis manos las nuevas normas de una empresa, que a continuación detallo: 

  1. Hora de entrada: 2:30 h de lunes a sábado (por supuesto ambos inclusive). Salvo necesidad de la empresa que podrá variar la hora de entrada.

  2. Hora de salida: 13:30 h, siempre y cuando se haya terminado el trabajo y no surjan contratiempos.

  3. Cualquier trabajador que haya terminado su  reparto y su jornada, si así lo requiere la empresa hará otros repartos.

  4. Se fichará a la entrada y la salida. Si a un trabajador se le olvida fichar, la empresa entenderá que no ha asistido  al trabajo y se le descontará el día.

  5. El uniforme de la empresa será obligatorio, quedando prohibida cualquier prenda que no pertenezca a el mismo (por cierto, al empresario en este caso concreto se le olvida que no facilita el calzado obligatorio).

  6. Pausa para el almuerzo: de 5:00 a 5:15 h (obligatoriamente).

  7. Las vacaciones serán 15 días en invierno y 15 días en verano. Las quincenas las elegirá la empresa. No se podrán pedir vacaciones fuera de lo que señale la misma. 

  8. Los trabajadores se harán cargo de los desperfectos de los vehículos, descontándoselo del sueldo.

Y ahora lo mejor, el sueldo: 800 € netos al mes en doce pagas, todos los conceptos prorrateados. Y de esto más o menos la mitad en nómina y la otra mitad en dinero negro. ¿Qué os parece? Si alguna vez alguien os habla de la empresa Frutas Gisbert, que se dedica al reparto de frutas y verduras, huid, éste es uno de los miles de casos de los nuevos «monstruos empresariales». Claro que, según ellos mismos dicen, con lo que antes pagaba a un trabajador ahora pagan a tres.

Jarosz

Comments

comments

Share.

Leave A Reply