Noruega y los refugiados

0

El pasado domingo 24 de enero Rusia comunicaba el cierre de la frontera con Noruega tras las polémicas deportaciones que está realizando a los refugiados que conseguían llegar a través de Rusia

Montse Aparicio.- El conflicto en oriente medio alcanza definitivamente tierras escandinavas. En el norte de Noruega, justo en el círculo polar ártico, se encuentra su frontera con Rusia. Pocos kilómetros, pero los suficientes para ser el centro de atención de la prensa internacional; miles de refugiados han cruzado la frontera. Lo hacen en bicicleta, explotando el vacío legal que se encuentra en la legislación rusa que no permite traspasar la frontera a pie, ni en coche. No todos son sirios, no importa la nacionalidad. Lo que realmente importa para ellos es llegar. Empezaron siendo pocos, pero a finales del 2015 han sido más de 5000. Ahora el escenario es preocupante. Una vez en Noruega, y mientras se evalúa su situación, tienen garantizado alojamiento, alimentos y atención sanitaria.

La principal preocupación de los noruegos es dónde ubicarlos.  No quieren que pase lo mismo que ha pasado y que está pasando en países de Europa central; No quieren ubicar a 800 refugiados en una localidad donde apenas llegan a los 20 habitantes: no quieren formar guetos.

abc_arcticrefugees_le_151218_31x13_1600

Imagen propiedad de abc news

Noruega supera por muy poco los 5 millones de habitantes. Si se conoce un poco de geografía, se deduce que la densidad de población es baja; en concreto 15’5% habitantes por kilómetro cuadrado. ¿Es alarmante que sólo durante el pasado año 2015 más de 30000 refugiados llegaran a territorio nórdico? La cifra en sí puede no llamar la atención si se tiene en cuenta los millones de personas que migran cada año de un lugar a otro, como por ejemplo, jóvenes españoles que abandonan el país por un futuro mejor.Ante esta situación Noruega ha decidido iniciar deportaciones. La prensa internacional publica que los deportan en bicicleta (véase the independent); en realidad, lo hacen en autobuses, deportando solamente aquellos que tienen visado ruso. Rusia, pero, ha decidido cerrar la frontera.Noruega está dividida; movimientos en contra de los refugiados, con incendios intencionados que han ido sucediendo durante los últimos meses en zonas o edificios destinados a los refugiados, en distintas zonas del país: En Levanger (norte de Tronheim)el 10 de diciembre, en un centro de acogida municipal. En Lindås (norte de Bergen), el 6 de diciembre, en el Hotel LuneCuevas, donde se preveía recibir refugiados. En Vardåsenåsker (norte de Oslo), en una carpa que se utilizaba como comedor. En Grue (entre Oslo y Lilehammer) en un centro previsto para la acogida de refugiados.También hay organizaciones a favor; como es el caso de NOAS organisasjion, que informa de la burocracia requerida para todos aquellos que quieran pedir el asilo.

¿Cursos para integrar?

Noruega no es solamente noticia por la guerra que tiene con Rusia sobre las deportaciones, sino que, además, lo es por la controversia que han causado los cursos para prevenir “violencia de carácter sexual”.

Después de los acontecimientos sucedidos en Colonia la pasada nochevieja, parte de la opinión pública extranjera se hacía eco del siguiente titular: Noruega da a los refugiados cursos para detener los asaltos sexuales hacía las mujeres.

En The independentCharlotte Beale, escribió el pasado 20 de diciembre la noticia sobre el programa voluntario que ofrece el país a los inmigrantes (sobretodo hacía los refugiados) para ayudarles a adaptarse en una sociedad no tan conservadora como la de sus orígenes. Sobre todo, orientado a adaptarse a la “libertad” de la mujer (con el ejemplo de andar solas a casa). El artículo está enfocado a la enseñanza de normas culturales a los hombres para poder adaptarse a los comportamientos occidentales.

Los cursos son organizados por la organización noruega HERO de ayuda a los refugiados e inmigrantes. Son programas voluntarios que duran 5 horas y que están destinados a terminar con los malentendidos culturales y favorecer la adaptación de aquellos inmigrantes o refugiados que provienen de sociedades muy distintas a la escandinava. Según el director de esta organización, Tor Berkle, “invitan a los residentes, tanto a mujeres como hombres, a tener un diálogo acerca de las normas culturales y asumir la responsabilidad”.

Noruega cuestionada

Una de las sociedades más admiradas del mundo está en el punto de mira de la opinión pública. Titulares que indican la deportación de refugiados, noticias que informan sobre la enseñanza de normas sexuales a los recién llegados… twitter echando humo con todo tipo de opiniones al respecto. Y mientras, la frontera del círculo polar ártico se cierra para terminar con la polémica. Naciones Unidas ya ha manifestado su repulsa a lo sucedido, ACHNUR rechaza las deportaciones…

A pie de calle se nota cada vez más la presencia de inmigrantes. Queda el recelo de los ciudadanos noruegos, que no entienden (o si) lo qué se opina de ellos a nivel internacional. Culpan a Rusia, por el vacío legal y permitir cruzar a los refugiados en bicicleta. Aplauden los cursos de integración cultural para así evitar malentendidos. Quizás es miedo, desconfianza o pragmatismo. Ahora hace falta ver quién mueve ficha en el caso de la frontera y ver qué resultado se obtendrá de los programas de integración. Posiblemente sería también beneficioso realizar debates al revés: enseñar a los autóctonos las dificultades que se encuentran los refugiados en la integración y, sobretodo, en el recibimiento, cuando solamente se busca la paz.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply