No es abrir heridas porque nunca se han cerrado

0

Todos los 18 de julio, este también, podemos disfrutar de las mismas sandeces. Que si el golpe militar era inevitable, que si se produjo para frenar el comunismo, que si Calvo Sotelo fue un mártir, que si la República era el mayor de los males, que si con el gobierno del Frente Popular se quemaban iglesias y frailes, que si la izquierda estaba incontrolada…

En parte, es lógico que se escuchen este tipo de falaces argumentos, después de 40 años escribiendo y manipulando la historia los vencedores de aquella horrible guerra. El golpe de estado estaba ya en la mente de varios sectores de la sociedad civil y militar desde 1931 y se planteó de forma seria mucho antes de la muerte de Calvo Sotelo, que por cierto, era bastante poco demócrata. Mas mentiras; nada más gobernaron republicanos y socialistas, hasta el estallido de la Guerra Civil nunca gobernó ningún comunista, ni ocupó ninguna cartera, así que eso de dar el golpe parar frenar al comunismo fue mentira.

La República fue el reflejo de una España que estaba en formación, que daba pasos hacia la democracia, pero no fue ni de lejos el periodo más convulso y violento de la historia contemporánea de España. El golpe de estado puede tener hasta su lógica política y social -hubo sectores privilegiados y poco avanzados a aquellos tiempos, no por cualidades, más bien por interés, como fueron el ejercito, la Iglesia y los Grandes de España- que perdieron parte de su poder e influencia con la República.

Con la victoria de Frente Popular no aumentó la violencia en las calles, hubo periodos anteriores mucho perores, aunque los golpistas se justificasen con esto. También es importante destacar que de los muertos en el gobierno del Frente Popular casi el 80% fueron victimas vinculadas a los partidos y sindicatos de izquierdas, no solo fue asesinado Sotelo. También es cierto que había anticlericalismo, pero no surgió con la República, ya se habían quemado iglesias en el siglo XIX y en el XX. Incluso hubo menos anticlericalismo en este periodo que en otros como sucedió en 1909 con la Semana Trágica en Barcelona.

Por último, la izquierda estaba alborotada por el hambre de tierras que sufría el campesinado. Algo que no se solucionó ni con la República. Los anarquistas cuestionaron, con razón, a todos los gobiernos, tanto a la izquierda como a la derecha. En 1936 los que promovieron la violencia política en las calles fueron los falangistas de Primo de Rivera y los monárquicos de Sotelo. El sector más duro del golpe de estado tenía profundos paralelismos ideológicos con otros países fascistas. En historiografía reciente se ha demostrado la financiación de la Italia fascista a los golpistas antes del 18 de julio.

No es abrir heridas, porque nunca se han cerrado. No fue una guerra civil sin más, fue un golpe de estado que acabó con la democracia y la libertad. España es el único país donde sus genocidas no han pagado por sus crímenes políticos y por la represión posterior a la guerra. No hubo dos bandos, porqué este país no se divide en dos, están los poderosos que hoy son los nietos de aquellos fascistas amnistiados y escondidos en algún partido político y el resto de gente demócrata de verdad, no para mantener el poder como hizo el bueno de Fraga.

A más de uno le gustaría que volviese Franco, aunque le de vergüenza decirlo.A mi, me parece el periodo mas vergonzoso, lamentable y duro de la historia de nuestro país. Por eso ni Franco ni sus herederos, aunque estén muy preparados.

Texto: Diego Segovia Domínguez

Fotos: Sara Díaz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply