Mercado de la buena vida: El tenedor es un arma cargada de futuro

0

El Mercado de la Buena Vida:
Quizá ha sido la crisis o quizá simplemente las experiencias vividas. La historia de El Mercado de La Buena Vida nace, como tantas otras, del contexto social y económico que vivimos y, sobre todo, de la clásica pero necesaria pregunta: ¿qué futuro dejamos a los que vienen detrás? Hace justo un año, iniciamos este proyecto con el sueño de establecer un mercado permanente que pusiera un pequeño grano de arena en la construcción de una respuesta. Y aquí seguimos trabajando por consolidarlo. Los primeros fines de semana de cada mes, la nave de Impact HUB Madrid -centro pionero de emprendimiento social en días laborables- se convierte en una plaza pública donde se ofrece una amplia variedad de productos ecológicos, artesanos y de proximidad servidos por los propios productores. Quien lo hace se lo vende a quien lo consume. Sin más intermediarios ¿Qué buscamos? Cuidar el medio, ayudar a recuperar entornos rurales, generar oportunidades de empleo en nuestro entorno y mejorar nuestra salud a través de nuestra alimentación. Puede parecer una afirmación exagerada, pero quienes componemos La Buena Vida creemos en ella y hemos visto su poder: el tenedor es un arma cargada de futuro. Tras 18 ediciones y unos 10.000 visitantes, sabemos que es posible establecer espacios de intercambio directo entre productores y consumidores en los que se puede recomponer el vínculo de lo que comemos. No sólo compras un queso, sino el lugar donde pastaron las ovejas, la cooperativa que trabaja en su elaboración y comercialización cerca de ti…

¿Y es más caro? 

Parece una verdad universal pero no lo es. Al menos, no siempre es así. Los productos ecológicos y artesanos acaban encareciéndose por la falta de una estructura estable de producción que se puede abaratar buscando alternativas de producción y distribución eficientes. En La Buena Vida tratamos de que así sea y tenemos la certeza de que, en este país, hay mucho margen para crecer. Por eso, animamos a la acción. A sumarse al carro a través de los muchos proyectos, pequeños y grandes. Cambiar la forma en que consumimos es el primer paso para cambiar la estructura económica que nos ha sumergido en el agujero en el que estamos. Podemos ser protagonistas del cambio con lo que ponemos encima de la mesa.

Nuevos pasos: ¿Qué es La Buena Vida?

Inevitablemente, pasar la barrera del año -con sus momentos muy buenos, buenos y no tan buenos-, te hace reflexionar sobre la dirección que quieres para tu proyecto. Nosotros nos preguntamos qué era La Buena Vida y concluimos que había tantas respuestas como personas. Sin embargo, sí es posible identificar algunos elementos comunes: disfrutar de la familia y los amigos, de la comida, de tener tiempo, de vivir las cosas que queremos vivir, de compartir, de amar, de ser libres… Por eso, nuestra aventura ha decidido volar más allá del mercado mensual para convertirse en un proceso o, más bien, en un experimento. Hemos comenzado por la alimentación porque es la realidad más cercana al concepto del buen vivir pero tenemos el radar encendido para encontrar nuevas maneras de construir una vida buena, en todos los sentidos del término. Es una búsqueda abierta, en la que pretendemos contar con todos los aliados posibles.

Por el momento, hemos puesto en macha tres iniciativas: cestas semanales para acercar el mercado a quienes se quedar corto el mercado mensual; talleres para recuperar saberes que a menudo olvidamos en la ciudad y aperitivos con gente interesante, con quien apetece charlar.

Todo, como siempre, en la nave de Impact Hub Madrid, nuestro gran aliado. Os animamos a seguirnos la pista, a colaborar  y conversar con nosotros en labuenavida.cc

Comments

comments

Share.

Leave A Reply