Marzo no acabará nunca: una crónica de la #NuitDebout parisina

0

Sara Álvarez Pérez.- El jueves 31 de marzo tuvo lugar la enésima huelga en contra de la reforma laboral en Francia, reforma que llega en un momento extremadamente delicado para el gobierno “socialista” de François Hollande. Esta reforma laboral (conocida como “ley El Khomri”, por el nombre de la ministra de Trabajo) es muy similar a la que se impuso en España recientemente, y entre sus puntos más conflictivos están la flexibilización de la jornada laboral (pudiendo aumentar el número de horas de disponibilidad para la empresa sin previo acuerdo con el trabajador), la posibilidad de que la empresa pueda negociar el contrato directamente con el trabajador, la disminución de las indemnizaciones por despido improcedente y la posibilidad de realizar un despido procedente por razones económicas (baja productividad de la empresa, entre otras).

3Esta huelga se anunciaba más masiva y combativa que las anteriores: desde primera hora de la mañana los medios de comunicación referían problemas en el transporte público, bloqueos en los institutos y una participación superior a las convocatorias anteriores. Tras la manifestación por las calles de París, un grupo de personas acampó y pasó la noche en la plaza de la República, dando inicio a la conocida como “Nuit Debout” (Noche en Pie). El primer día de acampada transcurrió entre la ilusión de estar creando algo nuevo y el caos habitual en este tipo de situaciones, pero poco a poco la organización fue tomando el relevo y el “34 de marzo” (el movimiento ha creado una nueva forma de medir el calendario, como ya se hizo en la Revolución francesa, de este modo, este marzo revolucionario no acabará nunca) la plaza ya contaba con estructuras bien organizadas como una recepción donde se inscriben las personas que quieren colaborar, una enfermería, un espacio seguro para mujeres y personas LGTB+ (se han dado casos de agresiones sexistas en la plaza), un espacio para la logística, una cafetería a precio libre donde se venden bocadillos y numerosas carpas para protegerse de la lluvia (en París el sol no calienta como en Madrid). El movimiento había comenzado, y supera con creces los límites de una protesta contra la reforma laboral. De hecho, la Nuit Debout se ha extendido a numerosas ciudades por toda Francia, y está alcanzando plazas de otras ciudades europeas. Apenas dos semanas después, la Nuit Debout aglutina las voces de personas que se sienten excluidas de la política o no representadas por el gobierno “socialista”, que el año próximo debe hacer frente a unas elecciones legislativas en medio del descontento generalizado, con gran parte de la prensa en contra y un estado de emergencia permanente debido a los problemas de seguridad y a las constantes amenazas del ISIS.

Un hito relevante de este movimiento fue la proyección de la película documental Merci, patron! (¡Gracias, jefe!), realizada por el redactor jefe de la revista satírica Fakir. En esta película se intenta ridiculizar a Bernard Arnault, propietario de LVMH (cadena que posee compañías como Christian Dior, Louis Vuitton, Moët&Chandon, Veuve Clicquot, Dom Pérignon, Loewe, Kenzo, Sephora, TAG Heuer, entre muchas otras). Bernard Arnault, el decimotercer hombre más rico del mundo, ha llevado a cabo un progresivo proceso de deslocalización de sus empresas, dejando a muchas personas en el paro, sobre todo en el norte del país, donde estaban la mayoría de sus fábricas. El realizador de la película, François Ruffin, conocido también por sus irrupciones en las asambleas de accionistas de LVMH, intervino en la Asamblea General de la plaza de la República, y esta película se ha convertido en una especie de emblema de la Nuit Debout.

El talento es una pieza clave en este movimiento ciudadano: el domingo pasado, bajo un agradable sol parisino, tuvo lugar una excelente conferencia sobre trabajo de las mujeres y reforma laboral, en la que se analizó en profundidad el origen de la desigualdad laboral entre hombres y mujeres, tomando como base el trabajo doméstico y de cuidados no reconocido y realizado mayoritariamente (según dicen las encuestas) por las mujeres, y avanzando hacia la desigualdad en el trabajo asalariado.

Bajo la lluvia, bajo el sol, la plaza de la República es un hervidero.

Más información (en francés):

http://www.nuitdebout.fr/

http://paris.demosphere.eu/ (sitio web que recoge información de todas las manifestaciones, charlas, conferencias y acciones que tienen lugar en París)

http://www.fakirpresse.info/ (página web de la revista Fakir)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply