Los sátrapas de la economía, también mueren

0

 Gente como Botín, Isidoro Alvarez o Boyer, no es que solo se hayan ido en paz, es que nos han dejado en paz, por la gloria de Dios, aunque su reino de los cielos se perpetúe en este. nuestro plano existencial. Veremos por cuánto tiempo. Nunca hay que desear la muerte de nadie, ni  alegrarse de sus fallecimientos, ni del dolor de los que los querían, pero estas personas han generado y generan con sus negocios o sus políticas, mucho sufrimiento alrededor. Es cierto que unos más que otros y de diversas maneras y modos, pero sufrimiento al fin y al cabo. Me cuesta creer que mega usureros especuladores como estos, se vayan de este mundo con la conciencia tranquila por sus actos, pues no nos engañemos, trabajando no se hace rico nadie. La usura, la explotación, la especulación, la inversión opaca, la evasión de capitales, las triquiñuelas fiscales, el dinero negro, la compra de voluntades, el cobijo de gobiernos a través de leyes hechas a la medida, etc, son la base de todos los imperios financieros. Y el trabajo, ese sí, corresponde a sus empleados.botin obedece desorden creativoWEB

La importancia de Botín, Alvarez o Boyer reside en ser metáforas, de un modo de hacer en el mundo de las finanzas, el comercio y la política. Ellos fueron precursores y de alguna manera cabezas visibles de un modelo económico en este país, que ha conllevado un alto grado de deshumanización. Para ellos el dinero siempre estuvo por encima de las personas. Fueron sátrapas, dictadores que abusan de su poder y autoridad y no es de extrañar que sintieran que hasta a la propia muerte podrían gobernar.

Quienes para algunos en estos momentos póstumos, han sido ejemplo, para la mayoría de los sufridores de sus actos, no dejan de ser máximos exponentes de la violencia económica en este país. Es una lástima  observar como desde la mayoría de los medios de comunicación (por cierto manejados por grupos financieros, bancos o ex políticos) todo hayan sido buenas y bonitas palabras. Gente que en los albores de la “democracia”  sentó las bases de la actual economía española, basada en la corrupción, el tráfico de influencias, la financiación de los partidos y el desfalco de los fondos públicos, no debe llevarse bonitos titulares y por supuesto tampoco aquel que desahucia a muchos miles de familias, o el que sin ser elegido en elecciones es el verdadero presidente del gobierno en la sombra, que dicta políticas que solo beneficia al gran capital y perjudica a las personas. Por no hablar del Corte Inglés. Que le pregunten a sus miles de trabajadores la opinión qué le merece su empresa en cuanto a horarios, carga de trabajo, salud laboral, contratos, salarios, conciliación de la vida familiar…

A los ojos de cualquiera, con un mínimo sentido de ética y humanidad, gente así son gente con una gran bajeza humana, sin ningún tipo de empatía por las personas. La pena para muchas personas ha sido no poder ver a alguno sentado en el banquillo de una sala judicial, respondiendo y siendo juzgados por desahucios, evasión de capitales, sobornos o delitos similares.

La lista de personajes oscuros, sinónimo de “triunfadores”, que viajan a la eternidad, engorda paulatinamente. Ante las leyes inexorables de la vida, el dinero poco importa. Si el dinero bien es cierto, que compra muchas cosas en vida, la terquedad del final del proceso vital y su finitud nos iguala a todos, ricos y pobres. El tiempo juzgará las acciones de todos y cada uno.

 

 

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply