¿LEY DE DEPENDENCIA CONTRA LOS DEPENDIENTES?

0

Tras llegarnos una invitación de prensa por parte de la Asociación para los Derechos Civiles de las Personas con Discapacidad, de la que Antonio Moreno es asesor jurídico, nos surge la idea de realizarle una entrevista. Así que me decido a ponerme en contacto con él y, muy amablemente, acepta a que le realice unas preguntas vía telefónica, ya que vive en Barcelona. Abrimos la entrevista preguntándole el porqué de todo. Esto es lo que me contesta:

«El sistema está entrenado y preparado para NO ayudar a las familias con discapacitados y te cansas de que te cierren las puertas. Las federaciones y confederaciones NO nos defienden, cuando tienes un problema te remiten a tu asociación y así constantemente. Me decido a crear el colectivo “PAPÁS DE ÁLEX” y saltarme las normas para poder ayudar a las familias, y de ahí nace todo los demás. Siempre con credibilidad, seriedad y rigor”. Mi valoración: impactante.

Antonio Moreno tiene un hijo con discapacidad y sabe bien de lo que habla. Tras varios años de bagaje con este colectivo, tras varias demandas por retrasos en pagos a las familias con dependientes a su cargo, tras no hacerles caso durante los inicios y tras largas irregularidades, deciden crear un Plan de Atención Individual. Incansable hasta el punto de ser literalmente «escoltado por ser políticamente incorrecto».

Su hijo padece una discapacidad que, además de autismo, produce una serie de malformaciones en el hígado. Después de estar varios meses ingresado en el hospital tiene que ser operado, lo que hace a Antonio alejarse por un tiempo del colectivo. Quiere agradecer a la Unidad de Patología del Hospital Vall d’Hebron (Barcelona) por involucrarse total y absolutamente en el caso de su hijo con total éxito también.

Pero retoma el camino, esta vez como asesor jurídico de la Asociación para los Derechos Civiles de las Personas con Discapacidad. Cuando la Ley de Dependencia es reformada y comunican el nuevo Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, decide poner una demanda ante el Tribunal Supremo para que dicha demanda llegue al Tribunal Constitucional. El objetivo sería anular este decreto, puesto que la nueva reforma reduce todos los derechos adquiridos anteriormente, ya que:

se produce un recorte del 15% de las ayudas a los cuidadores;

se elimina la cotización a la Seguridad Social;

toda la reforma se aplica con retroactividad.

Antonio afirma que «si hemos de apoyar al sistema somos los más interesados, ya que si el sistema se va a pique, seríamos los primeros afectados. Pero me planteo que, si hay que recortar, ¿por qué no se reducen los sueldos vitalicios de ministros y exministros de comunidades autónomas? Siempre nos afecta a los mismos».

Sabe que la resolución de todo esto va para largo, incluso años, y mientras tanto ¿qué? Sólo puede animar a la gente a seguir demandando, con conocimiento y causa, todo aquello que vulnere los derechos de los discapacitados y sus cuidadores.

No quiere despedirse sin antes hacer unas declaraciones y recomendaciones.

«Quiero hacer una crítica constructiva al Gobierno catalán, quisiera pedir que me levanten el castigo y poder volver a contactar con el Instituto Catalán de Asistencia y Servicios Sociales. Aunque claro, después de los castigos, a veces hay premios y yo quisiera otorgarles los premios becerrus o tochos a algún miembro de la Consejería de Bienestar y Familia y a la Presidencia. También quisiera recomendar al Gobierno catalán y a las comunidades autónomas que tomen ejemplo del territorio histórico de Álava que se ha negado a aplicar el Decreto y asumirán el 100%. Que dejen de ser de una vez lacayos del sistema.»

Y se despide con la posdata: «Y al asesor de la entidad de Derechos Civiles (y a alguna comunidad autónoma) también le quisiera recomendar que no aplique pruebas piloto con el tema del copago… que, de nuevo, dejen de ser lacayos del sistema.»

Tras una entrevista así, sólo puedo agradecer a Antonio su amabilidad por abrirnos su corazón. Ojalá que todo el coraje y el valor que le está poniendo llegue lejos y se consiga realmente anular el nuevo Real Decreto. Mientras tanto, sólo queda «esperar, pero sentado en una silla por que será duro y largo» y recordar a todas las familias con discapacitados a su cargo que denuncien cualquier vulneración de sus derechos.

Marta Sancho

Comments

comments

Share.

Leave A Reply