Las cuentas de la cocinera

0

Decía un revolucionario del siglo pasado que las cuentas del Estado debería poder llevarlas una cocinera. Estamos acostumbrados a que los políticos presenten los presupuestos de forma ininteligible, ofreciendo datos macroeconómicos incomprensibles para la mayoría de las personas. Sin embargo, llevar la administración del Estado, o de un ayuntamiento no es muy distinto a llevar las cuentas de una casa o de una empresa. Se tienen unos ingresos y unas necesidades que cubrir, por lo tanto se cuadra un presupuesto buscando el mejor precio posible en el mercado. Si el administrador hace bien su trabajo, el saldo debe ser positivo; en caso contrario se incurre en déficit, que puede ser necesario si se quiere hacer alguna inversión a futuro.

La campaña electoral del actual gobierno municipal de Alcorcón se centró en la mala administración del anterior gobierno, que ha dejado un déficit millonario en nuestras arcas. Pero ¿Se trata de mala gestión y derroche? Basta echar un vistazo a los últimos presupuestos del anterior gobierno municipal, los de 2011, para encontrarnos partidas de gasto de difícil justificación. Cómo los más de 700 mil euros presupuestados para “material no inventariable” y “gastos diversos” o los más de 50 mil euros presupuestados para el servidor de las páginas web del ayuntamiento. Es muy difícil creer que se prevea gastar 700 mil euros en cosas que no se saben lo que serán,  o que el servidor web del Ayuntamiento cueste 10 veces más que el más caro que hemos sido capaces de encontrar en el mercado.

Pero ¿por qué esto no ha sido denunciado por el nuevo gobierno municipal, que centra su crítica al anterior en que gastaba de más? Seguramente porque el nuevo gobierno no quiere acabar con este tipo de gastos injustificados; de hecho, aun con los recortes a los que obliga la austeridad impuesta por el BCE y el FMI, estas partidas siguen existiendo en los presupuestos de este año, incluso algunas aumentan, como el servidor de páginas web, por el que está previsto pagar este año 14 veces más de lo que cuesta el más caro del mercado. Al mismo tiempo, aumenta el número de cargos de confianza, algo ilógico teniendo en cuenta el recorte en servicios al que se nos está sometiendo en Alcorcón. Lo normal en este caso sería que fuera necesario menos personal para gestionar esos servicios.

¿Se imaginan lo que podría ocurrir con el administrador de una empresa que presentara unos presupuestos en los que se incluyeran cientos de miles de euros en adquisición de material “indeterminado” y “gastos varios” o el pago de un servicio 10 o 14 veces por encima de su precio de mercado o un aumento en el personal de dirección ante un recorte presupuestario? Obviamente este administrador no sería acusado de derrochar sino de tener acuerdos con empresas que facturan por servicios no especificados o por encima de su coste e inmediatamente sería despedido… Está claro que en Alcorcón, como en el resto del Estado, necesitamos aplicar un gran ERE a nuestra clase política. Causas objetivas no nos faltan.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply