“La Tiburona”

0

Desde que empezaron las fiestas de Alcorcón, mi pareja y yo hemos sido testigos directos de una parte de las actividades organizadas por un colectivo que se ha hecho llamar “La Tiburona”. Nunca antes habíamos visto a nadie de esta organización que, de forma abierta y sincera, han ofrecido a todo aquel que estuviese interesado una serie de propuestas alternativas, con el objetivo de disfrutar de las fiestas de forma más cercana y participativa.

Por estas razones, queremos expresar de una forma libre e independiente nuestro más profundo y sincero respeto, admiración por todo lo que habéis sido capaces de organizar, y agradecimiento por vuestro tiempo y trabajo, a todas y cada una de las personas que han hecho posible vuestro programa festivo (os lo habéis trabajado).

Sin lugar a dudas, “La Tiburona” durante estas fiestas ha completado el abanico de ofertas festivas en este municipio, trasladando parte de éstas a plazas y espacios abiertos. Hubo fiestas infantiles, monólogos cómicos, actividades para personas de todas las edades y acciones humanitarias que tomaron la palabra. Además hubo conciertos de artistas altruistas, con poco pasado, mucho presente y un prometedor futuro. Todas las actividades se desarrollaron en total armonía y ambiente festivo gracias a la actitud respetuosa, y a la implicación y atención constante de los organizadores en todo lo relacionado con el programa de fiestas.

La Concejalía de Cultura y la Alcaldía deberían recordar que una de las buenas cosas que trajo la Democracia es que en ella cabemos todos, sin ninguna exclusión. El excluir a determinados colectivos no sólo molesta a los afectados, sino a otros muchos ciudadanos, que ven en estos espacios el complemento perfecto para que unas fiestas sean vividas por el pueblo y para el pueblo. Al Excmo. Alcalde de Alcorcón le diríamos que tales actitudes no son propias de alguien que ocupa su cargo, y le animaríamos a pasearse durante las fiestas populares por las calles de un pueblo del que es Alcalde. No hemos sentido ninguna discriminación de “La Tiburona” hacia nadie que quisiera participar en sus actos, y estamos seguros de que le hubieran tratado a Ud. con el máximo respeto. Quién sabe… tal vez hubieran terminado bailando todos juntos al son de La Chocolatera.

Un cordial saludo para todos los aludidos,

Javier

Comments

comments

Share.

Leave A Reply