“La sociedad demandará que la eutanasia sea legal”

0

Victor H. Ospina. A comienzos del mes de abril, José Antonio Arrabal decidió que era momento de poner punto y final a su vida. Este electricista de 58 años padecía Esclerosis Lateral Amiotrófica, más conocida como ELA. Debido al avanzado estado de su enfermedad, compró un veneno por internet y lo ingirió en el salón de su casa. José Antonio murió sólo. Su familia tuvo que abandonar el domicilio antes de que tomara el medicamento mortal para evitar que fueran acusados de colaboración en su suicidio. El suicidio asistido está está tipificado como delito en el Código Penal en su artículo 143.

En 2004, conocimos la historia de Ramón Sampedro por la película Mar adentro. Javier Bardem dio voz a este gallego que quedó tetrapléjico tras un accidente cuando apenas contaba con 25 años. Permaneció 30 años postrado en una cama. En 1998 le puso el final a su vida bebiéndose un vaso de cianuro.

Entre ambos hechos, han pasado casi 19 años. Tanto Sampedro como Arrabal lucharon para que les aplicaran la eutanasia, y a ambos se la denegaron porque estaba y sigue estando prohibida. No obstante, durante todo este tiempo se han registrado avances. O al menos así prefiere verlo Luis Montes, médico anestesista acusado en 2005 de haber provocado más de 400 muertes en el hospital Severo Ochoa de Leganés, aunque en 2008 quedó absuelto. Montes ha participado en un coloquio en el centro cívico Miguel Ángel Blanco en Alcorcón organizado por la asociación Morir Dignamente Madrid bajo el nombre “Disponibilidad de la propia vida. La eutanasia a debate”.

“La historia siempre avanza en positivo. Ramón Sampedro abrió el debate. El caso del Severo Ochoa reabrió el debate. José Antonio Arrabal ha vuelto a abrirlo. Esas aperturas debate sí que van modificando la historia. Siete años después de lo del hospital de Leganés, la Sección Médica Colegiala colgó en su página web una vía de sedación paliativa”, ha asegura Montes, que en la actualidad no ejerce ya que está jubilado.

Montes considera que los cuidados paliativos han mejorado. Pero también ha señalado que mucha de la tecnología disponible en la actualidad para alargar la vida lo único que hace es prolongar el sufrimiento de manera indefinida. Por ello, cree que “la sociedad demandará que la eutanasia salga adelante y que sea reconocida como un derecho”. Ha asegurado que un 80% de la sociedad española está a favor de que cada persona decida el momento de su muerte.

Montes ha señalado que en el hospital de Alcorcón hay doctores que están desconectando a pacientes por el sufrimiento y dolor ocasionado al entorno. Pero también en el resto de España. “Entre un uno y dos por ciento de las muertes en España son por eutanasias clandestinas”. Suponen entre 4.000 y 8.000 al año, según sus cálculos.

No obstante, ha alegado que depende de las creencias que tenga el médico que atienda al paciente. “Te puedes morir antes o después según la sensibilidad del médico que te toque”, ha explicado Montes.

Montes ha aprovechado para desmitificar una creencia que se ha extendido con malas intenciones. “La eutanasia no elevaría el número de muertes. En todo caso, reduciría el dolor”. Cree que según pasen los años, el tipo de enfermedades van a cambiar.

“Las enfermedades neurodegenerativas como la demencia senil, parkinson, van a ser más habituales. Si se legisla ahora, más adelante muchas familias se ahorrarían este dolor”. Ha señalado que no sólo se debe cambiar el artículo 143 del Código Penal, sino el artículo 15 de la Constitución, que recoge que todos tienen derecho a la vida. Ha expresado que no se debe entender como el derecho a vivir obligatoriamente.

Durante el acto, Montes ha lamentado que se echara por tierra el proyecto que Unidos Podemos presentó en el Congreso para legalizar la eutanasia. “Cuando el PSOE votó en contra de ese proyecto, me quedé atónito. Me quedé sin palabras ante la postura del Partido Socialista”, ha lamentado. También el Partido Popular y Ciudadanos votaron en contra.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply