La estafa tarifaria y algunas alternativas

1

A. Ladera.— La segunda electricidad más cara de Europa, las eléctricas que más ganan y 24.000 millones de déficit tarifario: algo no cuadra.

¿Qué es el déficit tarifario? En teoría la diferencia entre lo que pagamos por la luz y lo que cuesta producirla. En realidad es la diferencia entre los costes reconocidos del sistema eléctrico y lo que el sistema ingresa vía tarifas. Pero dentro de los costes reconocidos entran cosas como los costes por capacidad; aunque una central no se utilice, se paga porque es mantener la capacidad en caso de necesidad. Aquí entra en juego también la valoración de las inversiones realizadas por las eléctricas.

¿Cuál es el engaño? En el lado de las tarifas, en 2012, aunque se ha mantenido la TUR (Tarifa de Último Recurso), se ha subido mucho la tarifa de acceso o peaje (precio fijo que paga todo el mundo por el acceso a la red). Al subirla manteniendo la TUR (que sólo ofrecen las 5 eléctricas de UNESA) se reducen los márgenes de la competencia. En el lado de los costes, en 2011 los pagos por capacidad aumentaron un 70%… en plena crisis y con una demanda en caída. Se aumentaron los costes reconocidos a las centrales de gas, con informe desfavorable de la CNE.

La potencia demandada en España es de 45.000 MW, y hay 100.000 MW instalados. El sector está claramente sobredimensionado, y lo pagamos en términos de capacidad y otros costes. Por otro lado no se auditan correctamente las inversiones que las eléctricas dicen haber hecho. La CNE (Comisión Nacional de la Energía) es la responsable de hacerlo cuando el Gobierno envía su propuesta (sobrevalorada por su parte), pero suelen enviarla unos días antes de que tenga que aprobarse, teniendo que ser tramitado por procedimiento de urgencia sin poder efectuar comprobaciones. La CNE se ha quejado en varias ocasiones sin ningún resultado. También se paga a los grandes consumidores para que se desconecten si hace falta, algo que obviamente no ha ocurrido en años. Mientras se toman estas medidas innecesarias que aumentan el déficit, se reducen las primas a las renovables con la excusa de que aumentan el déficit. También desaparece el proyecto de Balance Neto para reducir las pérdidas en las redes.

Los contadores. Antonio Moreno Alfaro, ingeniero industrial, ha sido el azote de las eléctricas y lleva reclamando nuestros derechos desde 1994, a raíz de su despido por denunciar las presiones del grupo Contact y la estafa de la luz (recomendamos una visita a su página www.estafaluz.com). En 1984 se aumentó el precio (regulado por el Gobierno) del alquiler de los contadores de la luz, con el fin de actualizar el parque de contadores ante su estado desastroso. Sin embargo no se crearon los requisitos técnicos que debían cumplir. Hasta 2007 las eléctricas han cobrado 7.500 millones de euros por algo que no han hecho nunca. Desde 2008 aumenta en 600.000 diarios, hasta octubre de este año acumularían unos 8.340 millones. El 69% de los contadores llevan instalados más de 10 años sin revisar y su medida no es fiable. El 19,6% ha superado su vida útil de 30 años. Además, según la OCU, el 80% de los contadores presenta un error positivo (es decir, miden de más).

¿Quién es el culpable? José María Aznar, Felipe González, Luis de Guindos, Elena Salgado, Manuel Pizarro, Pío Cabanillas, Narcís Serra, Rodolfo Martín, Ángel Acebes, Carmen Becerril, Miquel Roca, Alfonso Arias Cañete, José Luis Olivas, Ignacio López de Hierro… Todos estos políticos o familiares de políticos han “trabajado” o “trabajan” para empresas eléctricas. La connivencia entre la clase dirigente y las eléctricas es total porque son lo mismo, ellos son las eléctricas y ellos son los principales y únicos beneficiarios de estos desmanes eléctricos que pagamos todos.
¿Existen alternativas? Sí, citaremos el caso de Som Energía, aunque otros como GoiEner empezarán a comercializar en breve. Se trata de una cooperativa surgida en la primavera de 2010 y que desde septiembre de 2011 comercializa energía verde. Su modelo se basa en una cooperativa de socios, donde cada socio tiene un voto y las decisiones se toman en asamblea general y con grupos de trabajo locales. Su objetivo es producir toda la energía que venden (actualmente la mayor parte se compra en el mercado energético) y para ello crean proyectos de plantas de energía renovable, de las que tienen 2 en funcionamiento, 4 en construcción y una en fase de estudio. Actualmente cuentan con 4000 socios. Se trata de un modelo abierto, democrático, de economía social y ecológico, y resta poder a las grandes eléctricas para tomarlo uno/a mismo/a. Con unas tarifas similares al resto e incluso más baratas. La única condición es que hay que hacerse socio para poder ser cliente (100€ de una vez recuperables al dejar de serlo), aunque cada socio puede avalar a dos clientes. Barato a mi parecer para suponer un cambio de modelo tan radical a tantos niveles.

Comments

comments

Share.

1 comentario

Leave A Reply