La crisis económica no aumenta las muertes por suicidios, pero sí las enfermedades mentales

0

V.H.Ospina.- Si la situación económica en el núcleo familiar no es buena, los problemas repercutirán directamente en la salud de las personas, que desgraciadamente puede desembocar en el suicidio. Es el caso de las más de 100 personas que se han quitado la vida en España cuando iban a ser desahuciadas o cuando ya se ha llevado a cabo la ejecución hipotecaria. La mayoría de ellas no pudieron hacer frente a las deudas. Desgraciadamente optaron por la peor salida. No obstante, las cifras oficiales no dicen lo mismo. Según los datos elaborados por el Instituto Nacional de Estadística, INE, no hay una vinculación directa entre la crisis y los suicidios.

Análisis han demostrado que en periodos de recesión no aumentan los suicidios. Es el caso del corralito argentino, en el que cientos de ahorradores perdieron su dinero debido al embargo de los depósitos por parte del gobierno argentino para evitar una fuga de capitales. Famosa es la imagen que se tiene del crack del 29 y los banqueros que supuestamente se lanzaban por la ventana después de la bancarota. Recientemente se demostraba que sólo tres empresarios se habían lanzado por la ventana. Con todo no quiere decir que no hayan suicidios relacionados con la crisis, sólo que las cifras no nos permiten aseverar científicamente que haya relación directa entre la crisis económica y el aumento de suicidios.

A pesar de que los Mosos de Escuadra argumentaron de que en Cataluña la tasa de suicidios en 2011 había aumentado un 10% respecto al año anterior (de 492 a 541 casos) y los intentos fallidos un 20% (de 1.953 a 2.379), el Colegio de Psiquiatras desmintió tales argumentos. Ademas, explicaba que la cifra de suicidios  no ha aumentado en otras comunidades autónomas.

Confuso y revelador es un dato que la revista médica British Medical Journal, del que se hacía eco la revista Materia, aportaba al debate este año. Según el análisis, sólo en Inglaterra durante el presente año se han producido 1000 fallecimientos en los que sí destacaba una estrecha relación con la recesión económica. A la par, los investigadores se sorprendían de que la cifra en España no hubiera aumentado. En cuanto a esto, hay que subrayar que en España el apoyo familiar y la solidaridad ha servido como soporte a muchas familias que han sido desahuciadas o que han perdido su empleo.

Si la relación entre crisis y suicidios no es del todo clara, si es más evidente la que hay entre la crisis y los problemas psicológicos. Un dato importante que aportaba la publicación inglesa es que dentro del grupo de desempleados, el 23% corría riesgo de sufrir depresión, cifra que se desprendía tras el análisis a 13.000 personas. Explicaba que durante los años 2010 y 2011 hubo u incremento de un 19,5% de pacientes que acudieron a los centros de atención primaria con problemas de depresión respecto al periodo de 2006-2007.

Por si fuera poco, los investigadores analizaron la política de austeridad en la sanidad, en donde están ejecutando recortes de unos 3.000 millones de euros. Según ellos, los recortes agravarán aún más estas patologías que incluso conllevarán al suicidio puesto que la cobertura sanitaria se ha reducido debido al copago farmacéutico y a la eliminación de la tarjeta sanitaria en los inmigrantes que carecen de permiso de residencia en vigencia. En esta misma línea, la revista explicaba la ineficacia de las reformas presupuestarias que el gobierno español estaba ejecutando en la sanidad pública española

Comments

comments

Share.

Leave A Reply