La justicia da la razón a una asociación de vecinos a la que David Pérez desahució en 2014

0

Víctor H. Ospina.- El Juzgado nº 22 de lo Contencioso-Administrativo de Madrid ha anulado una resolución de desalojo del local de la Asociación de Vecinos de Torres Bellas que dictó el Ayuntamiento en diciembre de 2014 porque no se efectuó conforme al derecho, según la sentencia que la asociación ha remitido a Ágora Alcorcón. El Ayuntamiento, bajo el mandato de David Pérez, tiene que pagar las costas del juicio, que ascienden a 2.000 euros.

David Pérez deja sin local a una asociación de vecinos muy crítica con su gestión

Los hechos por los que el Ayuntamiento ha sido condenado se remontan a 2014.

En noviembre de ese año, el Ayuntamiento de Alcorcón, mediante un escrito, pidió a la Asociación de Vecinos de Torres Bellas que, en el plazo de un mes, tenía que abandonar el local en el que realizaba sus actividades desde el 20 de enero de 2005, esto es, en la vivienda del conserje del colegio público Daniel Martín.

Casi dos años antes, en enero de 2013, había vencido el convenio de cesión de este local con el Ayuntamiento, que se firmó en 2005 y que se renovó en 2009. Desde 2013, la asociacón de vecinos entendió, a su juicio, que hubo un silencio administrativo ante la petición de la asociación de seguir en el local, por lo que no lo entregó y continuó sus actividades con total normalidad.

Pero el contencioso entiende que el Ayuntamiento no aplicó correctamente la normativa. Aun estando la cesión del local caducada, la ocupación de local de la Asociación de Vecinos Torres Bellas estaba “legitimada por un título, público y pacífico”. En la sentencia, el juez ha argumentado que las entidades locales tienen la capacidad de recuperar sus bienes. Pero en ningún momento regula el desahucio administrativo.

La sentencia recoge que no hubo una usurpación de un bien público por parte de la Asociación de Vecinos Torres Bellas, pero el Ayuntamiento actuó como tal a la hora de desalojarlos. Para el juez, la manera en la que se llevó a cabo su salida supuso supuso una violación de los derechos de la asociación.

La presidenta de la asociación, Josefa Sierra, se ha mostrado satisfecha por el contenido de la sentencia. Pero al mismo tiempo ha asegurado que “resulta vergonzoso que en estos tres años nuestro antiguo local solo se haya usado 13 días para acoger dos actividades, una el mes pasado y otra este mes”.

La sentencia también el juez da la razón al Ayuntamiento.

Tras la orden de desalojo, David Pérez argumentó que no hubo mala fe en la orden de desalojo. “Si lo que se busca es decir que ha habido una mala fe, yo creo que no se puede decir eso honestamente porque, claramente, hemos dejado mucho margen para que esa asociación desarrolle su actividad”. Sin entrar a valorar la cuestión de la mala fe, en cierto sentido, el juez de lo contencioso le ha dado la razón a David Pérez.

El convenio por el cual la asociación podía usar la vivienda del conserje del colegio Daniel Martín había caducado en enero de 2013. En la cláusula segunda del convenio, establecía que su duración era “prorrogable por otros cuatro” no “prorrogable por períodos de cuatro años”. Además, el juez da por probado que tras el vencimiento de la cesión, el Ayuntamiento emitió a la asociación una comunicación en la que se le ponía al corriente de “la expiración de la vigencia del convenio y la necesidad de uso del bien para otras actividades del centro municipal”, reza la sentencia. Por tanto, el juez considera que en este sentido, el Ayuntamiento sí actuó conforme a la ley al pedir a la asociación que entregara el local.

Intentos de reapertura

Dejando la sentencia de lado, en enero de 2016, la junta directiva de la asociación entregó una petición en el registro del Ayuntamiento para que se les cediera “un espacio en el que desarrollar sus actividades, que sirviera como punto de encuentro de los vecinos, ser un canal de comunicación y fomentar la cultura”, entre otros motivos.

Un mes después, toda la oposición en bloque entregó en el registro del Ayuntamiento otra petición firmada por todos los portavoces de la oposición (De Andrés, del PSOE; Reina, de Cs; Santos, de Ganar Alcorcón; y Tinaquero, de IU) para que David Pérez resolviera los problemas de espacio. En el mismo escrito, los portavoces mostraron su apoyo a esta asociación, “una de las más que más implicación tiene en nuestro municipio”. Concretamente, la asociación nació en 1995.

Pero no hubo ninguna respuesta.

Esta negativa contrastaba con la supuesta buena voluntad del Ayuntamiento para realojar a la asociación de vecinos. Al mismo tiempo que David Pérez aseguró que no había mala fe, el regidor municipal afirmó que se les ofreció “tres o cuatro locales en la localidad, uno de ellos en el Centro Joven, que está a tres minutos andando del instituto Daniel Martín, gratis, sin problema”, informaba noticiasparamunicipios.es.

Cierre de la asociación

La notificación de desalojo abocó a la Asociación Torres Bellas la al cierre. “Sin subvenciones y sin local, estamos abocados a cerrar tras 19 años de servicios a la comunidad y al municipio”, lamentaba la presidenta de la asociación, Josefa Sierra. En las fiestas locales de 2016, la asociación emitió un comunicado en el que lamentaba no poder participar en los festejos.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply