Jesús Santos: nos sorprende que la justicia califique de abusiva la huelga de basuras. Hemos recurrido la sentencia

0

Jesús Santos sobre la huelga de basuras

Al concejal de Ganar Alcorcón le ha sorprendido que el juez estimara abusiva la huelga de basuras al mismo tiempo que ha desestimado la mayoría de los argumentos de Ayuntamiento y de ESMASA. Ya han presentado un recurso.

Víctor H. Ospina. Jesús Santos, concejal y portavoz de Ganar Alcorcón en el Ayuntamiento de Alcorcón y que fuera el representante del Comité de Empresa durante la huelga de basuras en 2014, ha mostrado su sorpresa y perplejidad por la sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Móstoles de diciembre del año pasado.

La sentencia estima que la huelga tuvo un carácter abusivo. Pero para ello, según Santos, se tiene que demostrar el carácter ilícito de los hechos del comité de huelga o de los huelguistas. Sostiene que la valoración de huelga abusiva carece de un carácter objetivo porque no se ha valorado y ponderado individualmente la actuación de los huelguistas.

Es por ello que CGT, CC.OO y USO han presentado un recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, según el actual concejal de Ganar Alcorcón, quien además ha recordado que la sentencia no es firme y cabe recurso.

Pero al mismo tiempo que el juez considera abusiva la huelga, ha desestimado la mayoría de los hechos delictivos realizados desde el Ayuntamiento y la dirección de ESMASA, ha declarado Santos a este periódico.

La sentencia no nos condena. El juez no ha acusado a los trabajadores de vandalismo y todos han sido absueltos”. Continúa: “la justicia tampoco dice que la huelga fuera ilegal: todo lo contrario: la sentencia recoge que la externalización de la recogida de vidrio (que suponía una modificación del convenio colectivo) podría afectar a las condiciones de los trabajadores y que por lo tanto había causas objetivas para ella”, ha razonado Santos. Añade que la sentencia echa también por tierra el argumento de que los servicios mínimos se incumplieron.

A pesar de que Santos no está satisfecho con una parte de la sentencia, ha sostenido que el contenido de la sentencia está lejos de ser una victoria para el Ayuntamiento que así lo ha vendido, porque “gran parte de los argumentos sostenidos desde el ente municipal quedan desmontados”.

Jesús Santos también se ha mostrado “orgulloso de haber participado en la huelga, de haber defendido el trabajo y la empresa pública”. También ha tenido palabras para David Pérez, “que viene haciendo daño a los trabajadores de la localidad, a los sindicatos, a contra mi persona”, ha manifestado el concejal de Ganar Alcorcón.

Esta sentencia no es la primera que la justicia emite sobre las conflicto de basuras entre el Ayuntamiento y los trabajadores de hace tres años y que dejó unas 700 toneladas de residuos en la ciudad.

Tras diez días de huelga, David Pérez pidió a la empresa pública Tragsa que retirara los residuos que se acumulaba. Justificó su intervención mediante tres informes elaborados por técnicos municipales que avalaban que Tragsa limpiara la ciudad. Pero esta decisión fue duramente criticada por los sindicatos y trabajadores en su momento, ya que entendieron que no se respetaba el derecho a la huelga.

No obstante, la sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo número 34 de Madrid en diciembre de 2014 dio la razón al Ayuntamiento. El Contencioso argumentaba que “los informes de la Inspección de Sanidad dieron a conocer que la acumulación de residuos en las calles del municipio estaba llegando a niveles intolerables, provocando situaciones de notoria y denunciada insalubridad”. El juez entendía que la actuación de Tragsa protegía debidamente “la salud de la población cuando ésta se encuentra en grave riesgo”.

La huelga de basuras se convocó a principios de 2014 por un incumplimiento del convenio colectivo firmado entre el Ayuntamiento y los trabajadores y que acordaba no externalizar o privatizar la recogida de limpieza de los servicios municipales.

Mediante los cambios introducidos por el Ayuntamiento, la recogida de cristal iba a dejar de ser una competencia de la empresa municipal Esmasa y la gestión pasaría a manos de Ecovidrio. Los sindicatos defendieron que este cambio repercutiría de manera negativa en las arcas municipales, puesto que la recogida del vidrio era la parte más rentable de los residuos. Además, supondría el despido de más trabajadores municipales.

Por su parte, el Ayuntamiento negaba las acusaciones. Tras 14 días de huelga y cientos de kilos de basura en la localidad, las partes llegaron a un acuerdo el 5 de febrero. Los trabajadores no lograron que la recogida de cristal siguiera siendo gestionada por el Ayuntamiento. A cambio, no se produjeron despidos.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply