Hace cuarenta años Chile se sumió en dolor, lágrimas y sangre

0

ALLENDEparaweb

Matilde Martín.- Hoy, día 11 de septiembre se cumplen cuarenta años de derrocamiento del presidente Salvador Allende, elegido en elecciones libre el 4 de Septiembre de 1970. Su triunfo electoral fue celebrado con gran algarada popular, una de las mayores fiestas que el pueblo chileno recuerda.

El Compañero Presidente, como se llamaba a Salvador  Allende, fue un presidente comprometido con su pueblo al que no defraudó nunca ni siquiera el día del fatídico Golpe de Estado. Ese día, dirigiéndose al pueblo, dijo: “Colocado en un trance histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo” y así lo hizo, defendió la democracia con su vida.

En los tres años que duró su gobierno cumplió casi todas las 40 medidas que prometió al pueblo. Algunas de las medidas más destacadas fueron: el medio litro de leche para todos los niños hasta los 14 años y las lactantes, la educación, la vivienda, sueldos dignos, nacionalización de las empresas claves para el desarrollo de un país, la reforma agraria, la Nacionalización del Cobre” etc.

Proceso de transformación, de cambios profundos, un proceso revolucionario, que se hace desde dentro de nuestra realidad, nuestras características, nuestra historia y nuestra tradición” Estas fueron las palabras con las que Salvador Allende exponía sus propósitos a los estudiantes de la Universidad de la Concepción en mayo de 1972.

Poco después, la oligarquía chilena, en complicidad con los militares y el imperialismo norteamericano, no pudieron soportar el avance del pueblo y la pérdida de sus privilegios. El imperialismo norteamericano, como hace hoy en Bolivia o Venezuela, financiaba a la derecha criolla para organizar desabastecimientos, desestabilización, atentados diarios contra puentes y torres de electricidad, huelgas y paros, boicot económico, cortes de créditos y embargo del cobre…  Lo que vivimos los chilenos durante los mil días del gobierno de Allende fue un sueño hecho realidad del que nos despertaron con dolor, lágrimas y sangre aquella mañana del 11 de septiembre de 1973.

Las víctimas aún hoy esperan justicia. Justicia para que nos digan dónde están los miles de detenidos desaparecidos. Justicia para los miles de ejecutados políticos. Justicia para los torturados. Justicia para un pueblo que lo único que quería era vivir dignamente y en libertad.

“LA HISTORIA ES NUESTRA Y LA HACEN LOS PUEBLOS”. SALVADOR ALLENDE G.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply