Gamonal, Alcazar de San Juan, Alcorcón: La misma lucha

0

si al agua publicaEl capitalismo es una sociedad, en la cual una minoría de propietarios somete a la explotación al resto de la población, arremete contra la naturaleza y despilfarra los recursos del planeta’- Bertrand Russell

 

Zelig.- En los últimos meses se están produciendo en diversos puntos de la geografía española hechos insólitos que llaman la atención. Parafraseando a un conocido filosofo alemán, un fantasma recorre España, es la rebelión contra lo que algunos sociólogos llaman “Fascismo Electoral”.

Los vecinos de Gamonal se levantan contra la construcción de un parking privado innecesario. Los ciudadanos de Alcázar de San Juan contra la privatización de la empresa pública de suministro de agua. Los trabajadores y vecinos de Alcorcón contra el afán privatizador de su Alcalde. En innumerables pequeños pueblos de toda España saltan grupos de vecinos defendiendo lo que han construido en muchas ocasiones con su trabajo y dinero.

Estas rebeliones no nacen por generación espontanea, son la respuesta a una determinada forma de hacer política. Se escudan en la frase hueca de que todo lo hacen para beneficiar a los vecinos.

Los Ayuntamientos regidos por el Partido Popular están plasmando en la realidad diaria, el capitalismo neoliberal depredador que habían ocultado en sus programas a los ciudadanos. El neoliberalismo es en cierto sentido una forma de fascismo cuyo fin es deshumanizar, oprimir y transformar vidas en desechos humanos a través de la exclusión social.

Estas políticas tienen como objetivo transferir rentas de las clases populares a las élites financieras y empresariales a la que representan. Utilizan para ello todos los resortes que tienen a su alcance para llevar a cabo sus fines.

A nivel municipal utilizan los despidos de los trabajadores públicos para inculcar miedo en el colectivo, aunque sepan que muchos serán declarados improcedentes. En nuestra ciudad ya son varios que nos harán pagar a todos los vecinos más de 200.000 € que saldrán de nuestros impuestos. Despiden a trabajadores municipales que llevan años trabajando en su puesto, ofreciéndoles esos puestos a otros compañeros con el objetivo de enfrentarlos.

Utilizan los medios de comunicación locales como altavoz de sus decisiones propagandísticas, financiándolos indirectamente a través de la publicidad institucional. Boicotean los medios críticos no permitiendo su reparto en dependencias públicas que son de todos. Persiguen a los que muestran sus desmanes.

Criminalizan y boicotean a los movimientos sociales que se oponen y denuncian su forma de gestionar los asuntos públicos.

 

Menosprecian y desacreditan a los representantes de la oposición impidiendo la función de fiscalización que deben ejercer en los plenos y demás órganos municipales.

Mienten impunemente en la creencia de que los vecinos somos ignorantes y no sabemos distinguir la mentira de la realidad. Presentan proyectos propagandísticos con la intención de embaucar a los vecinos.

A través de estos mecanismos pervierten la democracia municipal convirtiéndola en un instrumento a su servicio y no al de los vecinos. Utilizan a los servidores públicos como guardianes de sus políticas contra los ciudadanos.

Ya en el año 1763 el padre del liberalismo Adam Smith escribió: “Las Leyes y el gobierno pueden ser considerados como una coalición de los ricos para oprimir a los pobres y para preservar en su beneficio la desigualdad de bienes que, de otra forma, sería destruida por los ataques de los pobres. El gobierno y las leyes impiden al pobre hacerse con la riqueza por medios violentos que, de otro modo, emplearía contra los ricos”.

Es urgente, combatir política y democráticamente esta situación, intensificando luchas institucionales y extrainstitucionales, a través de instrumentos de participación democrática (asambleas, asociaciones, etc). Poniendo nuestro esfuerzo para poder transformar esta democracia secuestrada y pervertida en una auténtica democracia participativa (referéndums vinculantes, rendición de cuentas, revocabilidad de cargos, rotación y desprofesionalización, presupuestos participativos, plenos ciudadanos).

Comments

comments

Share.

Leave A Reply