Formación alternativa: aprender es luchar

0

 

Pablo López. Toda re-evolución social tiene un revulsivo. Sin lugar a dudas el de la actual es Internet. El acceso a la información es prácticamente ilimitado. En este marco se produce el milagro más deseado de Einstein: que la curiosidad siga sobreviviendo a la educación reglada.

En el año 2001 el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) fue pionero en crear una plataforma de acceso libre y gratuito a todos los materiales de sus cursos oficiales. Nacía así Open Course Ware (OCW). En 2009 el Open Course Ware del MIT constaba ya de 1.900 cursos abiertos de grado y posgrado. Actualmente muchas universidades del mundo se han unido al proyecto. Entre esas universidades también disponemos de recursos en español ya que 25 de las 50 universidades públicas españolas están adscritas a la iniciativa .

Khan Academy, surgido en 2008, es otro ejemplo de formación alternativa. En 2004 el educador Salman Khan realizó una tutoría a distancia sobre un problema de matemáticas. Utilizó una pizarra en red y el teléfono. Le gustó la experiencia y decidió crear una videoteca en YouTube con sus clases. Tras el éxito de su canal se lanzó a construir una auténtica academia gratuita y virtual con un modelo de financiación basado en donaciones y sin ánimo de lucro. Posteriormente ha desarrollado un generador de problemas aleatorio que abarca desde sumas simples hasta difíciles problemas de educación superior, todo ello acompañado de 3.600 vídeos, herramientas y materiales prácticos y didácticos. Puedes sumergirte en esta academia multimedia haciendo un usuario con tu cuenta de correo electrónico o vinculando tu Facebook y bucear por cualquiera de sus cursos. El mismo sistema te examina y evalúa tu progreso.

Actualmente están desarrollando Khan Academy Lite con el objetivo de que el proyecto llegue también a las personas que no tienen acceso a Internet, en torno al 35% de la población. Es sin duda alguna uno de los proyectos más ambiciosos de democratización de la educación cuyo objetivo es hacer real el derecho a la educación universal y gratuita.

Pese a que el contenido es mayoritariamente en inglés, a día de hoy varias voluntarias están trabajando en crear una versión en español.

Con las primeras hojas del otoño, floreció en 2011 Coursera con el objetivo de crear una plataforma de educación virtual gratuita para educar masivamente a la población mundial. El proyecto cuenta actualmente con más de 2 millones de estudiantes, en torno a 200 cursos y 33 universidades asociadas. El sistema de Coursera cuenta con material didáctico, plan de estudios, foro de dudas para estudiantes, ejercicios de autoevaluación y sistema de evaluación real además de indicarte tus estadísticas y progresos. Actualmente la mayoría de los cursos están en inglés, pero se esperan nuevos cursos en español.

Sebastian Thul, miembro de Google X Lab, decidió montar un curso de Inteligencia Artificial online. Para su sorpresa se matricularon cien mil alumnos. Como profesor de Stanford, hizo cálculos y estimó que tendría que trabajar 250 años para dar clase a tal cantidad de alumnos. En consecuencia, lanzó el pasado mes de Febrero Udacity y a día de hoy su proyecto ya cuenta con 20 cursos y unos 400.000 estudiantes.

Cada día son más y mejores los intentos de “democratización” de la enseñanza en todos los niveles. Prácticamente cada mes sale alguna nueva plataforma para dar formación gratuita a quien quiera aprender. Jamás podrá sustituir el trato personal y la relación social profesor-alumno, pero sin lugar a dudas es un atisbo de luz en el oscuro panorama de la educación y formación pública. Aunque a base de reformas, contrarreformas y terrorismo social el Gobierno se haya propuesto dar el tiro de gracia a la Educación Pública, parafraseando a Neruda, podrán cortar todas las flores pero jamás podrán detener la primavera.

 

 

 

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply