fillipinas un desastre anunciado

0

filipinasMiniMarta L. – El tifón Haiyán, de categoría 5, ha devastado el centro de Filipinas. Comunidades enteras y zonas costeras han sufrido graves daños. Se estima unos 5.203 fallecidos, 12 millones de afectados y 4 millones de desplazados según la ONU. Muchas zonas se han quedado sin productos básicos en una situación de desesperación. Destruidos aeropuertos, carreteras, redes eléctricas y líneas teléfonicas, la coordinación se hace muy difícil y hay zonas que se han quedado aisladas. La respuesta del Gobierno está siendo demasiado lenta y sin ningún plan de acción en cuanto a la distribución de la asistencia. A pesar de la alerta temprana, no se establecieron medidas adecuadas para disminuir sus efectos. Las evacuaciones fueron insuficientes y la devastación es absoluta. Al propio tifón hay que sumarle las características propias de Filipinas: malas infraestructuras, alta densidad de población y corrupción política. ”La marcha de un millón de personas” pretendía manifestarse contra esa corrupción después de concercese la utilización de los Fondos Prioritarios de Ayuda al Desarrollo, destinados a proyectos de interés local, para la compra de votos y para falsas organizaciones no gubernamentales con proyectos inexistentes.

La ayuda humanitaria en estos momentos es necesaria, pero es vital realizar inversiones en infraestructuras básicas y de calidad, que soporten la actividad sísmica y volcánica de la zona. Como consecuencia de la corrupción y la mala admisnistración, la pobreza y la desigualdad del sistema, condena a los más vulnerables a soportar los mayores dramas. 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply