Fascismo, Vallekas y el Rayo

0

@Salamanquez_.- En los últimos días, el barrio madrileño de Vallekas ha sido escenario de una pequeña batalla a nivel sociodeportivo relacionada con el terrible conflicto que desde hace más de tres años azota Ucrania: la afición del Rayo Vallecano rechazó el fichaje del jugador de fútbol Roman Zozulya, un reconocido activista neonazi de aquel país, obligando a la directiva a dar marcha atrás en su intención de contratar los servicios del futbolista hasta final de temporada.

De sobra es conocida la especial idiosincrasia del club franjirrojo y su masa social, una de las más concienciadas y reivindicativas del Estado, caracterizada por su implicación y sensibilidad hacia su entorno como consecuencia directa del carácter popular y obrero del barrio vallecano. Aun así, Raúl Martín-Presa -actual presidente del Rayo- tomó una polémica decisión para un club con un marcado acento antirracista y antifascista: el fichaje de un jugador que luce orgulloso su íntima relación con movimientos de ultraderecha obtuvo la respuesta unánime de toda la afición.

Alrededor de una decena de aficionados acudieron a las instalaciones del Rayo el día de la presentación y el primer entrenamiento de Zozulya con el resto de la plantilla, portando una pancarta donde se leía “Vallekas no es lugar para nazis. Presa, para ti tampoco. Vete ya!”. Este hecho fue la antesala de una de las mayores protestas que se han vivido en los últimos años en Vallekas que, aprovechando la celebración del partido Rayo-Almería disputado cuatro días después, convirtió el estadio en un clamor en contra de la directiva durante todo el choque. Previamente, la Plataforma de Aficionados del Rayo Vallecano que congrega a la mayoría de las peñas del club celebró una rueda de prensa para confirmar su postura contraria al fichaje y a la labor de Martín-Presa al frente del equipo.

La situación ha sido aprovechada por el régimen -medios de comunicación tradicionales, instituciones gubernamentales y estamentos deportivos- para continuar la labor de criminalización hacia la afición del Rayo Vallecano, concretamente a “Bukaneros”, su colectivo más combativo y represaliado por ello en infinidad de ocasiones. Los periódicos con mayor tirada no han dudado en defender al futbolista y limpiar su imagen a toda costa mostrándolo como una inocente víctima de acoso por cuestiones ideológicas, intentado desviar la atención de las decenas de pruebas en forma de fotografías y textos que le vinculan directamente con el movimiento nazi y con grupos fascistas y racistas.
La Liga de Fútbol Profesional, asociación integrada por los clubes y las sociedades anónimas deportivas de Primera y Segunda División y presidida por Javier Tebas –antiguo dirigente de Fuerza Nueva, partido de extrema derecha fundado por Blas Piñar–, se ha querellado contra las personas identificadas que portaban la pancarta antes mencionada y las dos personas de la plataforma que participaron en la rueda de prensa anterior al partido. Lo que sí parece claro es que Roman Zozulya no vestirá la camiseta franjirroja del club vallecano.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply