España retrocede más de una década en inversión científica

0

Pablo López.- Ni seis Premios Nobel, ni los directores del Instituto Max Plack(Alemania), CNRS (Francia) y Fundación Kavli, ni los directores de Organismos Públicos de Investigación (OPIs) españoles, ni los rectores, catedráticos y doctorandos de las universidades españolas han sido suficiente para frenar  al Gobierno. A día de hoy, el Partido Popular hace gala de su “rodillo absolutista” para aplastar lo que quedaba del sistema público de Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i). No hay barreras que la ignorante, incompetente y rancia política española no pueda cruzar.

Hace tres meses se puso en marcha la Carta Abierta por la Ciencia en España. La iniciativa fue consensuada por la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), Confederación de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), plataforma Investigación Digna, Federación de Jóvenes Investigadores, Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores(UGT). Este hecho, sin precedentes en la comunidad científica española, lleva aglutinadas firmas de 26000 investigadores de todo el mundo y a 16000 personas preocupadas por la deriva de la Ciencia en España.  El objetivo principal era pedir al Presidente del Gobierno un indulto a la I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado para 2013.

Según establece el Consejo Europeo en su Estrategia de Lisboa, el objetivo de financiación en I+D+i debe ser llegar al 3% del PIB. En España, tras la última puñalada del Gobierno en los PGE 2013, el gasto en I+D+i decrece hasta alcanzar 1,3% del PIB mientras que la media europea es del 2% del PIB.

Tras estudiar el informe de la COSCE, nos encontramos que este 2013 los recursos no financieros presupuestados para I+D+i nos hacen retroceder a valores de 2001. ¡HEMOS RETROCEDIDO 12 AÑOS! En cuanto a los recursos financieros alcanzan los niveles algo superiores a los de 2005. (véase gráfica 1) El presupuesto en I+D+i por investigador también ha descendido a niveles anteriores a los de 2002. (véase gráfico2)

Aquí debemos hacer una desambiguación entre recurso financiero y no financiero. Un recurso no financiero es una subvención. Un recurso financiero es un préstamo. Los fondos financieros no han sido tan “atacados” como los no financieros. Con este matiz, y sabiendo que la naturaleza jurídica tanto de universidades como OPIs les impide endeudarse, es fácil deducir que los recursos financieros no son recursos reales. En solo un año los fondos no financieros presupuestados para Ministerios y Programas ha disminuido en unos 366M de €. Por otro lado, los financieros se han reducido en 95M de €.

Uno de los baluartes de la ciencia española, el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC),  ha visto disminuida su financiación un 30% en cuatro años. A día de hoy un ERE amenaza a parte de sus 13000 investigadores y técnicos.  Además se ha suspendido su programa JAE para la formación de nuevos investigadores y técnicos.

Otro obstáculo, según denuncia la Carta Abierta por la Ciencia, es la reducción en 200 plazas tanto para Formación de Personal Investigador (FPI) como de Formación de Profesorado Universitario (FPU). Además, en los PGE de 2013 se recortan 10,41 M de € en becas predoctorales.

Hoy, tras duras décadas de formación de un tejido científico español, nos encontramos en pleno proceso de involución. La media de edad de los investigadores en activo ronda los 55 años. Las vacantes que dejan los investigadores jubilados de OPIs y CSIC no son cubiertas. La  oferta de plazas para OPIs y CSIC ha ido decreciendo desde las 681 plazas en 2007 a cero en 2012. Además los investigadores suelen encadenar contratos de corta duración impidiéndoles tener estabilidad en su labor.

Pese al fracaso de otros modelos productivos, I+D+i sigue sin ser un sector principal en la Oferta de Empleo Público. Este hecho provoca por un lado la fuga de cerebros y por otro el estancamiento tecnológico y científico.  Una consecuencia directa es la pérdida de competitividad del país en términos macroeconómicos. Pero lo más grave es el daño irreparable que supone no solo a corto, sino a largo plazo. España se aparta a pasos de gigante de cualquier escenario científico de relevancia internacional. La situación, dicen los científicos, es dramática porque no sólo se pone a la Ciencia y la Tecnología al borde del colapso sino que se obvia la única salida de la crisis financiera.

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply