Entrevista a un vecino detenido en Alcorcón la pasada Huelga General

0

Rafa García.— Entrevistamos a una persona detenida en el piquete de Alcorcón en el transcurso de la Huelga General del 14 de noviembre.

Como estudiante de la universidad pública, ¿por qué secundaste la huelga y participaste en el piquete informativo?

Secundé la huelga por todas las políticas que se están haciendo ahora, que afectan a los trabajadores de la empresa privada y pública. Voy por todo, por lo que el gobierno está haciendo,  para dar visibilidad a los problemas. Que la gente vea que de verdad sí se está haciendo algo y que sí se puede conseguir cosas. Y porque tengo que ser consecuente con lo que se digo y defiendo.

¿Crees  por tanto que de verdad sirve de algo hacer huelga y salir a la calle?

Sí, tiene mucho sentido, el hecho de trabajar 8 horas diarias es gracias a los piquetes y a las huelgas, el salario mínimo, la baja por maternidad o paternidad. Este tipo de cosas se vienen consiguiendo por la lucha, por manifestaciones… Muchos de los derechos que disfrutamos hoy son gracias a la presión en la calle. Y es curioso que quienes disfrutan de eso, son luego quienes te reprimen, te encarcelan y todo este tipo de cosas.

Tras la brutal carga de la policía en Alcorcón Central fuiste detenido, ¿cómo se produjo la detención y cómo fue el trato que recibiste?

Me detuvieron 4 o 5 personas. Una me puso la pierna en mi espalda, otro me tiraba de la pierna, otro me esposaba y otro me tiraba de la bufanda, al cual le pedí que me la quitara la porque me estaba ahogando.  Además de los insultos amenazas, para acojonarme, lo típico… Aun así me acusan de atentado contra la autoridad.

¿Cómo fue el trato en la comisaría?

El trato en la comisaría fue bastante bueno comparado con otros casos que he escuchado.  Como el de Alfonso, el  joven de Vallecas que a día de hoy aún sigue preso, tras la detención que sufrió nada más salir de su casa aquel día de huelga. Incluso he escuchado que ha recibido la amenaza de que si la gente se manifiesta por él, le trasladan a Canarias.

En la comisaría, como te digo bastante bien, no hubo agresiones, ni vejaciones…  Me atendieron bien. Hubo un caso en el que le pedí al policía unas mandarinas que tenía en la mochila. Me contestó que aquí en España no se dice mandarinas, sino naranjas.

Luego cuando me llevaron al juzgado de Alcorcón, un policía nacional me hizo un comentario racista. Se sorprendió de que al ser inmigrante salga a la calle a armar jaleos, cuando mi objetivo debería ser trabajar y no armarla. Esto sucedió en el ascensor del juzgado, donde no había cámaras, sin testigos.

¿Qué conclusiones sacas de la jornada de huelga?

Conclusiones…  Bueno, con una manifestación no se consigue nada, sino con la lucha constante, visibilizando los problemas y dando soluciones a lo que hay. Pero de ese día concreto se paralizó y se pudo hacer lo que se hizo. Me pareció escuchar que el día de la huelga diversos ayuntamientos, para maquillar un el éxito de la huelga, no apagaron las luces de las calles durante el día. Y eso demuestra en parte dicho éxito.

Pero ya te digo, para que se consiga algo verdadero, (la movilización) tiene que ser constante y prolongada, no de un día, unos días… Pero lleva su tiempo y claro que se pueden conseguir cosas. Defendemos lo que tenemos, lo que otra gente consiguió hace muchos años, y ahora no se pueden perder de un plumazo estando nosotros en casa, hay que movilizarse.

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply