Elije la escuela del futuro, para mejorar el futuro: La escuela pública

0

AMPA Federico García Lorca.- Llega el momento. Nuestros hijos se “hacen mayores” y debemos elegir colegio. Como padres nos pasamos gran parte de su infancia eligiendo opciones de futuro y, en esa tarea, siempre nos acecha la responsabilidad de si estamos realmente dándoles las herramientas adecuadas para su vida de adultos. Elegir centro escolar es, quizá, una de las elecciones que más sopesamos los padres y que más dudas nos plantea, sobre todo hasta que el niño o niña comienza a asistir al centro.

 

Al “¿se adaptará bien?”, “¿hará amigos pronto?”, “¿le entenderán sus profesores?”, se unen otros criterios que las familias siempre sopesamos según nuestras preferencias a la hora de elegir cole: tipo de jornada, horario extendido (con desayunos y actividades extraescolares adicionales), existencia o no de comedor y cocina propia, centro adscrito o no al programa de bilingüismo, presencia de auxiliar para el cambio de ropa a los niños del primer curso de Educación Infantil, instalaciones, funcionamiento con cooperativa de material o no, funcionamiento en base a proyectos o editoriales, número de líneas por nivel…

 

Nosotros, como padres y madres del CEIP Federico García Lorca de Alcorcón elegimos la enseñanza pública para nuestros hijos, y desde la experiencia, podemos explicaros nuestras razones.

 

Quizá la primera sea que creemos en la igualdad REAL de oportunidades. En la escuela pública no se abandona a nadie, no se quitan de en medio a los que van más flojos, o a los que enredan más, sino que se afronta entre toda la comunidad educativa la forma de que todo el mundo saque lo mejor que tiene y rinda al máximo.

 

Es fácil mantener una imagen de “mucho nivel” y “prestigio” cuando se ponen barreras económicas a las familias con más necesidades y se va dejando en la cuneta a cantidad de chicos que lo único que necesitan es un poco más de atención. En la escuela pública, la “calidad” no es sólo una palabra, sino una realidad para todo el alumnado.

 

Como segunda razón, apuntamos a que los coles públicos SON NUESTROS. En ellos participa toda la comunidad educativa y esta participación hace que nuestros hijos valoren más la educación porque ven que sus padres nos involucramos en ello, no nos limitamos a dejar al niño en la a las 9 de la mañana y recogerlo a las 4 de la tarde.

 

Tercera razón: la enseñanza es REALMENTE GRATUITA, que no gratis, ya que los centros públicos funcionan gracias a la aportación que todos los ciudadanos hacemos en forma de impuestos. En muchos de estos centros se funciona con cooperativas de material escolar: pinturas, cartulina, tijeras…hasta libros en algunas, que además de racionalizar el consumo, suponen un ahorro para el bolsillo, una mejora ecológica y un aprendizaje importante en valores para los chavales que respetan el material y aprender a compartir.

 

Nuestra cuarta razón es que la escuela pública es un SERVICIO, no un negocio. Los colegios públicos trabajan muy duro para dar lo mejor de sí mismos y valoran a los alumnos en sí mismos sin buscar un beneficio económico final o dar una imagen determinada de cara a “socios”, “cooperativistas” o “padres”. Aquí, la educación es un derecho, no un producto de compra-venta. Tampoco hay intereses ideológicos. En nuestros colegios cabe todo el mundo. La escuela pública es una escuela laica, que rechaza el dogmatismo y el adoctrinamiento y respeta todas la culturas, credos y religiones.

 

Quinta razón: la escuela pública es una escuela COEDUCADORA, PARTICIPATIVA, DEMOCRÁTICA, investigadora, integral y siempre abierta a la innovación y a la utilización de metodologías activas, en las que el alumno es parte del proceso de enseñanza-aprendizaje y no un mero espectador.

 

En la escuela pública los maestros acompañan a sus alumnos en el descubrimiento del mundo, respetan el desarrollo individual de cada uno y potencian sus capacidades, favoreciendo la crítica constructiva y la participación. Los maestros de la escuela pública son profesionales cualificados que han sido seleccionados por sus méritos y capacidades para desempeñar su función educativa, ni más ni menos.

 

Estas son las razones que nosotros vivimos día a día y que nos harían volver a elegir la escuela pública otra vez. Sin pensarlo dos veces. Muchos centros presumen de preparar a sus alumnos para el futuro. En la escuela pública, además, los preparan para MEJORAR EL FUTURO. Todas las personas debemos tener las mismas posibilidades y oportunidades, sin que la situación social, género, raza u orientación sexual limiten nuestras ganas de soñar y de llegar hasta donde deseemos llegar.

 

Los centros públicos son abiertos y transparentes, en ellos no se oculta nada. Entra, mira, pregunta… Te invitamos a informarte, a visitar los colegios públicos de tu zona, a preguntar a los equipos directivos, al profesorado, a las familias… Te invitamos a que no te dejes llevar por los rumores y conozcas los centros de primera mano y así, te hagas tu propia idea. Ahora es una oportunidad estupenda ya que la mayoría de los centros están organizando sus jornadas de puertas abiertas. Te invitamos, por supuesto, a que vengas a conocer “el Lorca”, por ejemplo en las jornadas de puertas abiertas, una sesión el sábado 5 de marzo a las 11 y otra sesión el jueves 10 de marzo a las 14:40.

 

Es tu elección. Elige la pública. Elige el García Lorca. #elLorcaMola

Comments

comments

Share.

Leave A Reply