Elegir colegio… ¡tantas preguntas en el aire!

0

AMPA_V1 WEBJunta directiva del AMPA Federico García Lorca de Alcorcón.- Abril, mes de matriculaciones. Los que ya hemos pasado por ese trance sabemos que los meses previos a formalizar la matrícula del que será el colegio de tu hijo son un verdadero quebradero de cabeza. Aunque se tengan muy claros los criterios, son días de mirar estadísticas, comparativas, preguntar a amigos y familiares…

España es un país que históricamente ha dudado siempre de la calidad de los profesionales “públicos”. Como ciudadanos siempre hemos pensado que lo que es “de pago” siempre es mejor, sin caer en la cuenta de que los servicios públicos los pagamos todos los meses con nuestra nómina y, además, nos pertenecen. Puede que por eso en los últimos años se haya instalado en la opinión pública, propiciado por la Consejería de Educación, la idea de que los colegios excelentes eran los concertados, esos centros a medio camino entre lo público y lo privado, pero que no dejan de ser empresas educativas y, por tanto, un negocio. Primera duda, ¿público o privado?

Lo primero que queremos hacer como padres que ya tienen experiencia en estas lides, es quitar un poco de hierro al asunto. Nada es perfecto y en todos los centros encontrarás personal maravilloso, y otro no tanto; compañeros para tus vástagos que serán una buena influencia, y otros no tanto; centros muy organizados, y otros no tanto… Y como todo en la vida, lo que es bueno para ti, puede que no lo sea para el vecino y cada uno cuenta la feria como le va. La duda se resolverá dependiendo si se concibe la educación como derecho o como negocio.

Segunda disyuntiva, ¿bilingüe o no bilingüe? En una sociedad donde dominar una segunda lengua se hace imprescindible, parece que habría que decidirse siempre por la primera opción. Sin embargo, hay que destacar -y hay datos y estudios recientes que sustentan esta afirmación- que los alumnos de centros bilingües, sobre todo los que se han acogido recientemente al sistema, presentan muchas lagunas de conocimientos. También en los centros bilingües se dan más casos de alumnos que no pueden seguir el ritmo de las clases. Moraleja: El sistema de bilingüismo puesto en marcha por la Comunidad de Madrid incide más en aprender un idioma que en aprender en un idioma.

Tercera posible duda, ¿religioso o laico? Esta puede que sea la más fácil de resolver ya que las familias que no tengan inquietudes religiosas siempre optarán por centros laicos. Sin embargo, algunas, seducidas por la supuesta mayor calidad de los centros religiosos, optan por esta opción y luego se sorprenden de cosas como que los niños recen en el comedor o estén obligados a hacer la comunión.

Si ya tenéis claro todo lo anterior, conviene darse una vuelta por el o los centros que más os han convencido. Esas jornadas de puertas abiertas -en el García Lorca serán el 25 de marzo– suelen ser muy esclarecedoras. Y aquí quizá sí convenga hacer algunas preguntas: ¿El centro es abierto a las familias? ¿Su asociación de padres es realmente autónoma? ¿Existe buena relación entre la asociación de padres y la dirección? Cuando se detecta un problema académico serio en el niño, ¿cómo reacciona el centro? ¿Sus profesores forman una plantilla compacta y con recorrido o van cambiando cada curso?

Ahora sí nos vais a permitir deciros que, como padres, nos sentimos muy orgullosos de nuestra elección. Puede que nuestro centro, el Federico García Lorca, no sea el más conocido, ni el que siempre tiene las notas más altas en los ránkings, pero estamos convencidos de que nuestros hijos reciben allí una educación integral que les será válida para toda la vida.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply