El verdadero foco del problema en Educación

0

PARAWEBprofesorgeohistoria.wordpress.comJunta directiva del AMPA Federico García Lorca de Alcorcón.- No cabe duda de que los políticos de nuestro país son unos verdaderos expertos en un arte: jugar al despiste. Ya no hablo de considerar su actividad como un fin en sí mismo, olvidándose de la labor de servicio público que deberían prestar; ni de cómo cada día, con sus declaraciones, parecen reírse un poco más y más alto de los españoles. Pero volvamos al inicio. Decía, que nuestra clase política es experta en jugar al despiste y hacernos creer, con unas cuantas decisiones “populistas” que trabajan por el bien común.

Baste el ejemplo de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y su decisión de aumentar en una hora las materias instrumentales, léase Lengua y Matemáticas, en Primaria. Eso sí, a costa de cargarse directamente la hora de Plástica y de Educación para la Ciudadanía que se estudiarán de manera transversal. Como siempre, detrás de todas estas decisiones está la obsesión por las pruebas en el famoso informe PISA y la idea de que las cosas mejoran sólo incrementado el tiempo de estudio que dedican los niños.

Respecto a este último punto, no le ponemos peros. Está claro que para conseguir el objetivo hay que trabajar duro, pero no sólo eso. También se necesitan recursos. ¿Se imaginan un jardinero al que le encargan que plante un árbol y que, además, sea el más alto y el más frondoso, pero a ese jardinero sólo le dan una semilla, un trozo de tierra baldía y nada con qué regar y alimentar la simiente?

Pues eso es lo que está haciendo la Comunidad de Madrid. Primero recorta en recursos y condena a los centros escolares públicos a trabajar con menos docentes, a no tener apoyos para los niños a los que les cueste seguir algunas asignaturas o no dominen el idioma, a prescindir de los desdobles (precisamente en materias como Matemáticas que suelen ser complicadas), a aumentar la ratio en las aulas, a no dotar de presupuesto a los centros para que puedan renovar sus bancos de libros… Y así podríamos seguir hasta el infinito.

Después, para tener a los padres un poco callados (mejor estudiar más horas de Mate y Lengua que una “maría” como Plástica que, ¿para qué sirve?) y lavar un poco su conciencia, incrementan las horas en las materias que más problemas dan y se cargan de un plumazo otras que podrían ser “peligrosas” y que “adoctrinan”… sin meter a la Religión en este saco, por supuesto. Y así es como se pretenden solucionar todos los problemas que acechan a nuestro sistema, a golpe de improvisación y de soluciones a medias que no atajan los problemas de raíz. En vez de mirar los ejemplos que sí funcionan, como Finlandia, para adaptar lo que tienen de bueno a nuestra realidad, aquí se prefiere ir parcheando con soluciones de otros tiempos. Así nos va. Ah, no queremos ser agoreros, pero seguramente, y pese a estas “magníficas medidas de refuerzo”, nuestras notas en PISA seguirán siendo mediocres.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply