El rescate y los hombres grises de Momo

0

La novela Momo, escrita por el autor alemán Michael Ende y publicada en 1973, cuenta la historia de una huérfana que tiene una preciada habilidad: la de escuchar. La vida transcurre feliz en su ciudad, y sus vecinos acuden a conversar con ella para que les ayude a solucionar sus problemas. Pero la llegada de los hombres grises, con su afán de ahorrar tiempo para acumularlo en un banco, hace que las personas se olviden de disfrutar y dejen de lado todo aquello que te hace «perder el tiempo», como el arte, la amistad, la risa, la imaginación, o incluso dormir.

La realidad se hace cada vez más monótona, y las personas y las cosas comienzan a parecerse sospechosamente entre sí. Los hombres grises sobreviven gracias a unos cigarrillos hechos de pétalos secos de las flores horarias que representan el tiempo. Es decir, las personas no consiguen acumular el tiempo que ahorran, porque se lo fuman los hombres grises, cuyos principales enemigos son los niños, que pierden el tiempo en juegos y diversión.

El actual Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, bromeó hace no mucho tiempo con los «hombres de negro», que se dice que se instalarán en España si el rescate se hace efectivo. Los hombres de negro, o de gris, hace tiempo que utilizan sus largos brazos para controlar al gobierno de Marioneta Rajoy y para imponer la austeridad en nuestro país. Estos «hombres de negro» obligan a aceptar sus recetas de ahorro, porque sin nuestra educación, sin nuestra sanidad, sin nuestros derechos sociales, los cuales ellos engullen, fuman y beben, no podrían mantenerse.

La casta de parásitos que nos gobierna vive de nuestro sacrificio, de nuestro tiempo y de nuestras ilusiones. El tiempo libre, el arte, el disfrute, la amistad, no son productivos, y eso es lo que nos intentó decir Michael Ende con su libro. En estos momentos que nos ha tocado vivir, la risa puede ser enormemente subversiva. «Reír es la forma más sublime de ejercer la resistencia.» Riamos, organicémonos y luchemos contra los hombres grises que han venido a colonizar nuestras vidas.

S. Álvarez

Comments

comments

Share.

Leave A Reply