El aditivo más polémico de la Historia

0

Huba.- En 1965, James Schlatter probó accidentalmente el dipéptido que estaba desarrollando y se dio cuenta de su alta dulzura (180 veces mayor que el azúcar).

Años después, un equipo médico encontró que el producto podía generar tumores cerebrales, según las pruebas que se hicieron con animales. Esto llevó a la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU (FDA) a descartar la comercialización del aspartame. En 1981, el Presidente Reagan despidió al comisionado de la FDA que no aprobaba el aspartame, y designó un nuevo comisionado que sí aprobó la licencia para su venta.

El aspartame (E-951) es una neurotoxina fabricada por Monsanto y compuesta por 3 ingredientes: ácido aspártico, fenilanalina y metanol, que al ser ingerido se convierte en un formaldehído dentro de nuestro organismo.

La toxicidad del aspartame se manifiesta en desórdenes que afectan al sistema nervioso central y sistema inmunológico. Da origen a dolencias neurológicas y degenerativas como la esclerosis múltiple, enfermedad de Alzheimer, fibromialgia, artritis, fatiga crónica, trastornos de ansiedad, lupus sistémico, enfermedad de Parkinson, depresión, diabetes, linfomas, hipotiroidismo y tumores de cerebro, útero, ovarios, testículos, mamas, páncreas y tiroides.

El estudio del Centro de Investigación de Cáncer Cesare Maltoni, de la Fundación Europea Ramazzini, cuyo resumen puede encontrarse en la página del sitio web de la fundación Ramazzini, confirma que el edulcorante artificial aspartame es un cancerígeno multipotencial.

 

Actualmente, se puede encontrar este aditivo en miles de productos Light, chicles, café, té, bebidas, gelatinas, medicamentos, postres, lácteos congelados y yogur, entre los más ofertados.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply