Ecovidrio y la Operación Salida

0

El pleno ha acordado la privatización de la recogida a Ecovidrio.ecovodrio 2 web
Algunas fuentes nos hablan de la búsqueda de un buen puesto tras las próximas elecciones municipales como motivo para el conflicto.

A.L.- Han pasado cuatro meses desde el conflicto del Ayuntamiento con los trabajadores de ESMASA a cuenta de la recogida de vidrio, huelga, cargas policiales y manifestaciones mediante, hasta que se ha aprobado la privatización del servicio. Ocurrió en el pleno del 31 de marzo. A su vez Ecovidrio ha sacado a concurso la recogida de vidrio el pasado 10 de marzo, antes de que se haya firmado el convenio.

Resulta cuanto menos curioso que tras un conflicto del nivel que supuso la huelga de ESMASA, con apariciones en prensa y TV nacionales, se haya tardado tanto tiempo en firmar esta privatización. No debía de haber tanta prisa y se podría haber alargado la negociación. También el pasado 31 de marzo finalizó el plazo de presentación de las empresas para las nuevas adjudicaciones de recogida de vidrio por Ecovidrio a nivel nacional.[1] Hay tres novedades importantes. Una es que se reduce el número de lotes para Madrid, pasando de tres a dos. Al menos desde 2009 se separaban en tres lotes (no hay datos de años anteriores). El convenio marco en Madrid se suscribió en 2007. La segunda es que el plazo es hasta 2019 (5 años), más largo que el predecesor (mediados 2011-2014, unos 3 años) y mucho más que el anterior (2009-2010). La tercera es que en esta ocasión aparece el municipio de Alcorcón, no a cuenta de la recogida de vidrio sino en un apartado para las “planchadas”, lugares de almacenamiento intermedios desde que se recoge el vidrio hasta que se lleva a la central de reciclado. Se incluye dentro de uno de los lotes, el lote 10 – Madrid II (con un total de 12.692.427 kg de residuo recogido el año pasado) el mismo en el que están Arroyomolinos y Móstoles; el más lógico según la distribución en lotes de Madrid, tal como adelantamos en el anterior artículo. La aparición en uno de los lotes no sucedía anteriormente, a pesar de que el convenio con la ciudad para la entrega del vidrio a Ecovidrio es anterior, desde 2007. Este hecho es importante, puesto que en los contratos de recogida que firman las empresas con Ecovidrio se detalla el caso de nuevas incorporaciones. Si el nuevo municipio no supera en un 20% la población del lote, el encargado es el adjudicatario de ese lote. Éste sería el caso de Alcorcón. En caso de haberse mantenido la estructura de 3 lotes lo más probable es que lo superase, en cuyo caso sería necesaria una adjudicación especial.

Una vez se resuelvan las adjudicaciones (se espera que sea para mediados de mayo) ya se sabrá qué empresa es la que recogerá el vidrio en Alcorcón.

El actual adjudicatario de este lote es SIRUR, una empresa conquense aparentemente modesta. El resto de lotes de Madrid son gestionados por Recyling Hispania, la misma empresa propietaria de la planta de reciclaje en Ajalvir, donde va a parar todo el vidrio de la Comunidad y que además es miembro de la Asamblea General de Ecovidrio.[2] En la adjudicación actual ya ganaron dos lotes frente al único lote anterior de los tres en los que se dividía Madrid (ahora sólo existen dos lotes, lo cual parece beneficiar a Recycling Hispania). Estas son las únicas dos empresas que se postularon a los lotes de Madrid del contrato actualmente vigente.

El Ayuntamiento privatiza la gestión de recogida de vidrio a Ecovidrio, una entidad sin ánimo de lucro, pero ya se puede saber quién resultará adjudicataria: la ganadora del Lote 10. Una empresa, ésta sí, con ánimo de lucro y Recycling Hispania tiene todas las papeletas. En este sentido Alcorcón es un bocado muy jugoso. Según las bases de la adjudicación, en Alcorcón se recogen 2.088.214 kg. Un 16,5% más de recogida, y por tanto de ingresos, para esta empresa.

Fuentes políticas consultadas nos explicaron en su día que una operación como esta no tiene sentido. El coste económico (la ciudad acaba perdiendo dinero, el beneficio de la empresa) y sobre todo político (el que causó el conflicto) no compensa el único beneficio hipotético, “librarse” de la gestión de una tarea que realiza el municipio. Nos contaron que sospechan que el motivo real es la búsqueda de un buen puesto tras las elecciones municipales del año que viene, en la que los populares lo tendrían muy difícil.

El pleno del Ayuntamiento ha aprobado la privatización de la recogida del vidrio el mismo día en que finaliza el plazo de presentación de ofertas de Ecovidrio con los votos a favor del PP, la abstención de UpyD y los votos en contra de PSOE, IU y Los Verdes.

Si Recyling Hispania gana el concurso, ésta sería la oportunidad para que algún cargo del Partido Popular de Alcorcón se ganara el favor de ésta empresa. Si la gana SIRUR la privatización podría no tener sentido, aunque siempre quedaría la posibilidad de que la empresa de la que ganarse el favor fuese Ecovidrio, que aún siendo sin ánimo de lucro, tiene en nómina a varios directivos.

La candidata con más papeletas sería Susana Mozo, concejal de Medio Ambiente y nueva presidenta de ESMASA tras el conflicto, la que más ha peleado por que la privatización se llevase a cabo.

 

Las cuentas no salen

Según la concejal de Medio Ambiente, Susana Mozo, con la privatización de Ecovidrio la ciudad se ahorrará 61.000. La cantidad resulta de eliminar los gastos de 23.048€ de mantenimiento y combustible, los 68.796€ del sueldo de los dos operarios y de eliminar el ingreso de 30.000€ que efectúa Ecovidrio (el vidrio se vende a Ecovidrio, que a su vez lo vende a Recycling Hispania). Todas estas cantidades son anuales. Suman 61.844€.[3]

Cabe recordar que tal como anunciaron, no se despedirá a ningún empleado, por lo que no se pueden eliminar los 68.796€ de los empleados, queda una pérdida de 6.952€ (que se corresponden con los 6.900€ que el concejal de IU y el informe técnico del propio Ayuntamiento señalan que se perderían). No obstante dado que, según la propia concejal ha dicho, los medios se dedicarán a otros servicios, tampoco se puede deducir el gasto de mantenimiento y combustible de la flota, por lo que se pierden los 30.000€ íntegros.

Habría que sumar a estar pérdidas la limpieza y mantenimiento de los contenedores, que seguiría pagando el Ayuntamiento. Además se reducen en 72 los días de recogida y con ello la calidad del servicio.

Por otro lado el convenio con Ecovidrio parece estar hecho a la baja. En Alcorcón se recogen 2088 toneladas de vidrio anuales, eso supone que Ecovidrio pagaba a 14,37€ la tonelada, cuando según fuentes de ESMASA, el precio habitual de la tonelada es de unos 22€. Si se hubiese pagado a este precio el ingreso habría sido de 46.936€ anuales que ahora se perderán definitivamente.

 


[3]Fuente: Pleno de 31 de marzo de 2014 del Ayuntamiento de Alcorcón: www.youtube.com/watch?v=4sRr91_TfTM


 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply