Economía del bien comun

1

Ulises.- El modelo de la economía del bien común, propuesto por el economista austríaco Christian Felber, se basa en principios como la cooperación y el reparto justo de la riqueza, frente al modelo actual, en el que el éxito depende de la competitividad y la acumulación de dinero. Este nuevo modelo propone que tanto las empresas como las economías nacionales sean auditadas en base a una lista de variables que cuantifican aspectos como la calidad de las condiciones laborales, la igualdad de salarios entre hombres y mujeres, el reparto mesurado de la riqueza en las entidades, su nivel de democracia interna, lo cooperantes que sean con otras compañías similares y el valor social que aporta la labor que realizan.

El modelo no pasa por alto el asunto de los salarios. Actualmente, el sueldo más elevado en Austria es 800 veces mayor que el más pequeño, en Alemania  5.000, y en Estados Unidos 360.000. La Economía del Bien Común propone que dentro de una empresa el mayor salario nunca debería ser más de 10 veces mayor que el más pequeño. Este movimiento no ha parado de crecer: en toda Europa: ya hay 700 empresas dispuestas a aplicar estas nuevas reglas de juego  

En cuanto a la financiación, frente el actual sistema, aparecen nuevos modelos, cuya eficiencia ya está siendo  probada, como la  Fundación Fiare, que alcanza un capital social de 3,2 millones de euros aportado por 2.612 socios y gestionan 29 millones de euros de ahorro, con  27 millones en préstamos para proyectos de economía social; en España, hay ya más de 60 grupos de personas que se financian entre sí, directamente, y en total ya se han dado 5.200 pequeños créditos. Hay otras experiencias muy interesantes como la red de economía solidaria en Cataluña, que a través de cooperativas de consumo, producción, intercambio, comercialización y financiación insiste en el desarrollo de una economía sostenible para el desarrollo personal, social y ambiental. La cooperativa de servicios financieros y éticos COOP57 está en esta red y no tiene clientes, sino socios y de forma colectiva las aportaciones se destinan a financiar proyectos de la economía social. O el banco sueco Jak, o el banco del pueblo de Bangladesh…

¿Y cómo se lleva a la práctica este cambio? “De abajo arriba, empezando por las bases de la economía, invitando a que cada vez más personas, empresas y entidades apliquen esta regla”. Hemos perdido la confianza en el sistema, y lo peor es que nos han hecho perder la confianza en nosotros mismos: tenemos que recuperar esta confianza en nuestra capacidad,   iniciativa y fuerza colectiva, en nuestra dimensión humana y solidaria, y pasar a la acción. “Tenemos que aprender por nosotros mismos y después enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada  de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros” afirmó V.E. Frankl. Preguntarnos qué podemos aportar al bien común para cambiar el rumbo de nuestra sociedad. No será fácil ni mucho menos, pero no por eso debemos dejar de intentarlo, empezando aquí y ahora: en Alcorcón, a las puertas el 2013.

Comments

comments

Share.

1 comentario

  1. Enhorabuena por esta nueva web y en realidad por incorporar desde vuestra salida en papel a Ágora Alcorcón15M, la antena Digital expansora de la web, para devolver mejor al procomún la voz del mismo pueblo.. con ello nos estamos retroalimentando todas.
    Impresionante es el eco de un soplido… aquella singularidad que se retuerce y se revela…
    La respuesta viaja por donde siempre estuvo.. entre el viento, entre las ondas… entretejiendo…
    aunque muchas ya lo conocéis y sentís, os pego un eco #CommonsMarketing..para público conocimiento de aquellas de las más que no todavía…dada la repercusión de este medio.
    beso
    http://alcoress.blogspot.com.es/

Leave A Reply