Dos millones de euros al año en confianza

0

Ignacio González y David Pérez en confianzaPARAWEB

Confianza es lo que llevó a las personas desahuciadas a hipotecarse porque su banco les aseguraba que era una inversión segura. Confianza es lo que llevó a los estafados con las preferentes a fiarse del director de la sucursal que se las vendía. La confianza en que cumpliría sus promesas electorales, aunque ninguna ley le obliga a ello, es lo que llevó a Rajoy a la Moncloa.

Confianza es el único requisito que tienen que cumplir los 53 cargos de libre designación, o puestos a dedo,  que se mantienen en el Ayuntamiento de Alcorcón, o mejor dicho que mantenemos las vecinas y vecinos de Alcorcón con nuestros impuestos.

A  cualquier otro funcionario público se le exige cumplir con los principios de transparencia, neutralidad, eficacia, coordinación, cooperación e información. Pero a los de libre designación no. Únicamente deben ser personas de confianza de los cargos electos, alguien de quien ellos se fían, alguien que no va a tirar de la manta porque no tiene que velar por la transparencia ni la neutralidad de los órganos públicos. La confianza es la antesala de la corrupción, una forma legal de tráfico de influencias. Como dice el dicho popular la confianza da asco, como la suciedad en las calles de Alcorcón. Como los 30 desahucios que ejecutará la empresa municipal de vivienda (EMGIASA) antes de final de año, o como obligar a 100 personas en paro a trabajar a cambio de un complemento a su prestación que no llega a 200€ al mes.

Con los 2 millones de € que nos cuestan esos 53 cargos de confianza se podría contratar por un salario digno a esas 100 personas para que mantuvieran nuestras calles en condiciones. Sin embargo ese dinero se destina a pagar sueldos de entre 40.000 y 70.000 € al año por confianza.

De esos 53 cargos 7 desempeñan su función en EMGIASA y les pagamos en total más de 280.000 € al año por desempeñar labores como decidir desahuciar a 30 familias de nuestro pueblo o vender 3 parcelas de vivienda pública al Banco Sabadell. Otros 2 son chóferes que cobran sueldos de ejecutivos y el resto se dividen entre auxiliares administrativos, técnicos y asesores. Tareas que podría desempeñar perfectamente el personal municipal. Pero el personal municipal no goza de la confianza de Alcalde y su equipo de gobierno, pues debe velar por la transparencia, la neutralidad y la eficacia. Están obligados por ley a ser responsables. Responsabilidad es lo que necesitamos en lugar de tanta confianza.

Por un Alcorcón sin cargos de “confianza”: alcorcon.tomaelpoder.net

Comments

comments

Share.

Leave A Reply