Cuba: el mar ahogado en la arena

0
El Malecón recordado por Rocío (11años)

El Malecón recordado por Rocío (11años)

M. L.- Cuba sufre un bloqueo financiero, económico y comercial que se inició con Dwight D. Eisenhower en 1960 y se amplió con John F. Kennedy, imposibilitando el trato comercial entre Cuba y EEUU, cuando éste era su mercado natural. En los años 90 las condiciones impuestas a Cuba se endurecieron; George H. W. Bush adoptó la Ley Torrecelli que reforzó y dio carácter extraterritorial a las sanciones, algo que es contrario al derecho internacional. El resto de países, por tanto, se ven involucrados en unas sanciones que ha impuesto EEUU a la hora de comerciar, apoyar o dar ayuda a Cuba. En 1996 Clinton adoptó la ley Helm-Burton que es, además de extraterritorial, retroactiva (también contrario al derecho internacional). Esta ley intenta disuadir a los inversores a instalarse en Cuba, por miedo a las sanciones impuestas por la justicia estadounidense. George W. Bush dejó también su huella complicando y limitando los viajes de los cubanos a Cuba y la ayuda económica a sus familiares (algo que sólo ocurre con los residentes cubanos en EEUU), a través de la Comisión de Asistencia para una Cuba Libre.

También EEUU dificulta la importante labor de cooperación que médicos cubanos realizan en otros países, prohibiendo las exportaciones de equipos médicos a terceros países para programas a gran escala con pacientes extranjeros. Además impide que los cubanos accedan a ciertos medicamentos por ser de patente estadounidense.

El objetivo es dificultar y ahogar el comercio cubano involucrando a otros estados para que no consuman sus productos, por las represalias que esto conlleva. Las excusas que se han argumentado a lo largo de los años van desde su alianza con la Unión Soviética, el apoyo a las guerrrillas latinoamericanas contra las dictaduras militares y la intervención en África para ayudar a las colonias portuguesas a independizarse.

Cuando se habla de Cuba se mencionan sus defectos y no sus logros. De nada sirve que la Asamblea General de las Naciones Unidas haya condenado en 2012, por 21 veces consecutivas, las sanciones económicas contra Cuba por 188 países de 192. Ni que la ONU, la UNESCO y la CEPAL  hayan reconocido que Cuba es un modelo en materia de Derechos Humanos, que ha conseguido grandes logros en salud, educación, cultura, deporte, alimentación, protección de los niños, adultos mayores y discapacitados, libertad religiosa, tratamiento a reclusos, así como el cumplimiento de los objetivos del milenio. UNICEF y la FAO han reconocido que Cuba es el único país de América Latina sin desnutrición infantil.

Los expresidentes norteamericanos James Carter y Bill Clinton, la Cámara de Comercio de EEUU, la prensa y la opinión pública, piden el fin de las sanciones económicas a Cuba por ser “absurdas” y “un anacronismo de la Guerra Fría”.

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply