¿Cómo afectará la ciencia a nuestra vida en el 2030?

1

Pedro G.- Para responder a esta pregunta el conocido físico teórico y divulgador científico Michio Kaku–autor de libros como “La física de lo imposible ¿Podremos ser invisibles, viajar en el tiempo y teletransportarnos?”– publicó a finales del 2011  “La física del futuro. Cómo la ciencia determinará el destino de la humanidad y nuestra vida cotidiana en el siglo XXII”. En esta ocasión el autor junto con 300 científicos hacen una predicción de cómo será la ciencia y la tecnología en los próximos 100 años. Nosotros vamos a explicar los avances más importantes que los científicos vaticinan para los próximos 20 años.

Quizás sorprenda demasiado decir que los ordenadores y la informática seguirán desarrollándose hasta que en el 2020 serán s más potentes. Como consecuencia de este desarrollo de la industria informática sus productos se abaratarán poco a poco hasta que un micro-chip cueste unos pocos céntimos y resulte más barato que el propio papel. De esta forma la informática e Internet seguirán progresivamente conquistando todo lo que nos rodea, desde la ropa que llevamos hasta las paredes y el suelo que pisamos.

Imaginemos la siguiente situación: Estamos paseando tranquilamente y nos encontramos con un viejo amigo que no vemos desde hace muchos años y del cual no recordamos bien su nombre. ¡No hay de qué preocuparse! Internet estará en nuestros ojos, en nuestras gafas o  lentillas para reconocer la cara del individuo en cuestión y conectarse a las redes sociales y a las bases de datos de Internet. Allí podremos ver su nombre y mucha más información de nuestro viejo amigo. ¿No os recuerda esto a la película Terminator?

O la siguiente situación: Somos turistas en Roma y estamos contemplando las ruinas romanas junto a un grupo de guías que para nuestra desgracia sólo hablan italiano, de nuevo podremos conectar nuestras gafas o lentillas para ver la traducción en subtítulos como si de una película en V.O.S se tratará. A continuación y mientras realizamos una visita guiada podremos contemplar documentales o imágenes explicativas que aclaren las ideas que nos están explicando.

Lo mismo ocurrirá en las aulas de nuestros colegios, universidades, oficinas u otros lugares de trabajo donde la realidad aumentada y la realidad virtual jugarán un papel decisivo mezclando ante nuestros ojos el mundo real y el virtual.

Por este motivo las gafas se convertirán en un elemento importante en el mundo de la moda y ya no sólo la gente que las necesite las llevará.

Una vez llegado el momento los objetos de nuestra vida diaria usarán Internet y no nos parecerá extraño que el papel en el que escribamos sea inteligente y podamos guardar su contenido en un ordenador o subirlo a la red.

Papel flexible e inteligente recubrirá también las paredes de nuestras casas. Este papel analizará con sus sensores nuestros movimientos así como nuestro estado de salud. De esta forma si quisiéramos  cambiar el color de nuestra casa bastaría con un click para conseguirlo. En caso de que estemos aburridos y queramos saber si alguno de nuestros amigos está disponible para quedar bastará con preguntárselo a la pared o al espejo. Un simple “espejito, espejito…” y estaremos en contacto con la red para facilitarnos la información.

La televisión en 3D y sin gafas será algo normal en este futuro no tan lejano.

Las carreteras se convertirán en un lugar más seguro gracias al control por GPS de los vehículos inteligentes a los que sólo necesitaremos introducir los datos del destino y la trayectoria. Hay que mencionar que Google ya se está gastando miles de dólares en este proyecto.

Hablemos un poco de medicina. En el futuro los avances en nanotecnología nos brindarán la oportunidad de que las pastillas que nos tomemos hagan fotos de nuestro interior y no solo sirvan para curar sino también para elaborar diagnósticos y comprobar nuestro estado de salud. Cuando dije que Internet estaría en todas partes también me estaba refiriendo al inodoro. Aunque parezca increíble el inodoro será muy importante para nuestra salud ya que nos aportará, gracias a la información que obtenga de nuestras deposiciones,  datos sobre nuestra salud e incluso consejos dietéticos. Estaremos sometidos a más chequeos médicos y por tanto nuestra esperanza de vida aumentará. Seremos capaces de detectar células y colonias cancerígenas años antes de que se formen y combatirlas con moléculas inteligentes que desarrollarán ingenieros bioquímicos.

En U.S.A hay cada año unas 99.000 personas que esperan el trasplante de algún órgano. Estos trasplantes son difíciles de conseguir en primer lugar por la escasez de donantes y en segundo lugar por la necesidad de que el órgano del donante sea compatible con el paciente. De este problema se encargarán en el futuro los laboratorios de cultivo de órganos que a modo de tienda de repuestos serán capaces de crear un órgano compatible con nuestro cuerpo. Nótese que aunque estemos afirmando que esta tecnología estará disponible en los próximos años no significa, por desgracia, que en los próximos años esta tecnología será accesible a todo tipo de bolsillos. Eso depende exclusivamente del desarrollo de la economía.

Los cirujanos lo tendrán también un poco más fácil ya que los robots harán gran parte del trabajo manual (cortar, coser…) con mayor precisión y menor margen de error. El cirujano manejará al robot con un ordenador en donde introducirá el tipo de operación que se debe realizar y con un solo gesto podrá ordenar al robot cambiar rápidamente de un tipo de herramienta a otra, así se conseguirá más rapidez y eficiencia en los quirófanos.

Como ya hemos comentado anteriormente nuestra ropa estará plagada de chips y de sensores inteligentes que, en caso de que nos ocurra algo como un accidente de tráfico o  doméstico, avisarán a los servicios médicos y pondrán inmediatamente a su disposición nuestro historial en aras de facilitar el trabajo.

Por último vamos a tocar un tema que en la cabeza de todos siempre ha ocupado un lugar dentro de la ciencia ficción, la telepatía. Según los científicos en el futuro podremos conectar nuestro cerebro a un ordenador y de esta forma comunicarnos con los demás incluso manejar dispositivos electrónicos sólo con el poder de nuestra mente, aunque en mi opinión  deberemos esperar algo más de 20 años para disfrutar de este tipo de adelantos.

 

Surgen muchas cuestiones como: ¿Todo el mundo podrá disfrutar de estos adelantos? ¿Debería la ciencia avanzar en una dirección menos comercial y más humanitaria? ¿Podría ser peligroso para nuestra intimidad e incluso seguridad que todo esté informatizado?

Estas y muchas otras preguntas estarán en la cabeza de todos nosotros en un futuro que está más cerca de lo que pensamos.

Comments

comments

Share.

1 comentario

  1. Pingback: GS test demo

Leave A Reply