Ceuta: Mentiras y muerte

0

Gerard.- El pasado 6 de febrero, unos 250 subsaharianos intentaron entrar nadando en Ceuta desde Marruecos después de haberlo intentado por tierra, se produjo una tragedia en la que se contabilizaron 15 muertos.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo en un primer momento que la guardia civil había actuado de una manera irreprochable y que no se había disparado pelotas de goma cuando los inmigrantes estaban en el agua, luego reconoció -cuando ya salió a la luz el famoso vídeo en el que se ve a los guardias civiles disparando- que hubo lanzamientos desde tierra, y que se hizo un empleo racional de los medios antidisturbios, y también afirmó que la
“flotabilidad” de los inmigrantes no era buena porque estaban perdiendo, sobre la marcha, sus flotadores.
ceuta

Y ahora pasamos a otro Fernández, Arsenio Fernández de Mesa, director de la guardia civil, que también mintió al negar el uso de las pelotas de goma, diciendo además que sería inhumano, y recalcando que había que interesarse por los tres heridos de la guardia civil.

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez, insistió en que no se lanzaron pelotas de goma, y
que no hay relación de causa efecto entre las muertes y esa “medida disuasoria” que pretendía marcar la frontera sobre la
línea de agua para evitar el acercamiento de los inmigrantes.

Por otro lado, la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, criticó el uso de pelotas de goma en la tragedia de Ceuta, y señaló que “no fue prudente, aunque sí legal”. También ha llamado la atención a Interior ante las quejas por el uso “desproporcionado y excesivo” de la fuerza por parte de los antidisturbios.

Para variar, ella al parecer no mintió, pero se contradijo al afirmar que “del informe se desprende que se ha actuado de
acuerdo a la legalidad” y además que “lo ocurrido y sus consecuencias, que son muy dramáticas, serán analizadas y si hubiera responsabilidades, lo dirá un tribunal”.

Desde Europa, el portavoz comunitario en materia de Interior, Michele Cercone, comentó que “No se les apuntó
directamente, pero ello creó tal pánico que 15 personas se ahogaron. Esto es, por supuesto, totalmente inaceptable” -Esta teoría se ve reforzada por los comentarios de un guardia civil en televisión, que dijo que los inmigrantes podrían pensar que se les estaba disparando con munición real, tal y como lo hacen las autoridades marroquíes, lo que pudo producir pánico en los inmigrantes y con ello los ahogamientos-. Además piensa que hay señales de que la normativa europea ha sido violada, niega que el Gobierno haya pedido ayuda por la presión migratoria y adelantó que pedirá explicaciones a España por lo sucedido.

El comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, pidió aclaraciones a las autoridades españolas, y que los responsables rindan cuentas “por su mala conducta”. Afirmó que las muertes ocurridas y la presunta devolución a Marruecos de 23 inmigrantes “requiere una investigación inmediata y efectiva de las autoridades españolas”.
Afirmó que “algunos inmigrantes que llegaron a suelo español fueron forzados a regresar a Marruecos sin una evaluación adecuada de sus necesidades de protección individuales”.
Ante estos hechos cabe preguntarse: ¿Qué hace falta en éste país para que alguien dimita? ¿No es suficiente con mentir públicamente? ¿Porqué se trató así a los inmigrantes? ¿Es que no son también seres humanos? ¿Es que a ellos no se les aplican los derechos humanos? ¿Se trató de un delito por omisión del deber de socorro? ¿Cuántas muertes se habrían ocasionado si hubiesen socorrido debidamente a los inmigrantes en vez de dispararles?
¿Las medidas que se aplicaron fueron proporcionadas y respetaron los derechos fundamentales y el principio de no devolución?

Comments

comments

Share.

Leave A Reply