Cartas

0

El pasado 14 de Abril presencié un comunicado de 4 personas agredidas por la unidad de intervención policial en una manifestación pacífica, que se produjo a raíz del desalojo de un centro ocupado en San José de Valderas, donde hace muchos años se impartían talleres de aprendizaje gestionados por la Administración. Desde que cesó su actividad, el centro fue ocupado por un grupo de jóvenes dispuestos a transformar un lugar abandonado, en un punto de confluencia para distintas actividades abiertas al barrio. Para el que no lo conociera, en aquel centro autogesionado se celebraron talleres sobre huertos urbanos, charlas de diversa índole, ofreció un espacio de ensayo para grupos de música, conciertos, fiestas para apoyar causas justas, y también dio de comer a más de un vecino que lo necesitaba. Todas estas actividades se desarrollaron en total armonía a lo largo de más de 10 años, gracias a la actitud respetuosa, y a la implicación y atención constante de este grupo de jóvenes. Existen muchos locales cedidos por el Ayuntamiento a colectivos más opacos y cerrados de lo que fue la Eskuela Taller, y todos los vecinos pagamos el agua y la luz que gastan todos los meses, a través de nuestros impuestos.

Para su desalojo, parece ser que no se han utilizado las más adecuadas vías legales, llegando incluso a serias amenazas, impropias cuando provienen de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Este sin sentido, culminó en una descarga policial sin precedentes, que causó varias hospitalizaciones y sembró el pánico por calles, portales y bares, anulando sin negociación alguna, el derecho a la reunión pacífica y manifestación por el desalojo que tuvo lugar en Valderas.

El agradecimiento que han recibido estos jóvenes por sus años de entrega desinteresada, ha sido cobrado en ostias, miedo y lágrimas contenidas que todavía reflejan sus ojos. Ellos y los que paseaban por el centro de Alcorcón aquel día.

Mientras tanto, el nivel de robos en nuestros barrios aumenta, pero parece que los mandos policiales tienen otras prioridades.

Soy vecino de Alcorcón desde hace 40 años y no conozco a ninguno de los agredidos; tan solo agradecerles su función social durante todo este tiempo y mandarles mi más sincero apoyo.

Javier

 

Comments

comments

Share.

Leave A Reply